Iglesia Cristiana Virtual 

Mision de la Biblia Abierta en Colombia

"Una Iglesia integral abierta a la nueva generación"

gallery/1b_325884_t11[1]

FALSOS MAESTROS

 

 

Cita Bíblica:  1-Timoteo 6:11-12

 

 

 

 


Pocas cosas impactan tanto la vida de un cristiano como el ser enseñado por un maestro de la Biblia sabio y guiado por el Espíritu Santo de Dios. Podemos quedar fascinados por los profundos comentarios de nuestros maestros, escuchando atentamente cada una de sus palabras y confiando plenamente en lo que dicen.  No obstante, cuando nos concentramos y ponemos toda nuestra atención en la persona en vez de hacerlo en el mensaje, comenzamos a tener un serio problema.
Por haber puesto nuestra confianza en el maestro, en vez de colocarla en la Palabra de Dios expuesta, podemos extraviarnos del camino correcto debido a las falsas enseñanzas.
El problema es que estos "hombres impíos" con frecuencia tienen lengua de plata, de tal forma que las personas no alcanzan a notar sus engaños. ¿Cómo podemos saber si el mensaje que escuchamos es digno de confianza?

La única manera segura de protegenernos contra las falsas enseñanzas, es verificando cada palabra enseñada directamente con la Biblia misma y hacernos estos cuestionamientos:

¿Está basado el mensaje en la Palabra de Dios, o sea la Biblia?
¿Cuadra la interpretación del maestro con el contexto general de las Escrituras, o solo tiene sentido cuando se presenta aislada del resto de la Biblia?
Si una enseñanza le exige que no haga caso a cualquier otra parte de la Biblia, usted puede tener la seguridad de que el mensaje no es fiel a la sólida e infalible Palabra de Dios.

Dé gracias a Dios por los muchos hombres y mujeres talentosos cuyas genuinas enseñanzas merecen su confianza y clame a Dios para que le ayude a identificar a los falsos ministros, pastores y maestros que tratan de llamar su atención cada día.

 

Queremos hacer un recuento de las muchas citas bíblicas en las cuales se hace alusión a los falsos maestros, falsos profetas y falsas enseñanzas.  Parece tedioso y redudante, pero es necesario que todo cristiano y estudioso de la Biblia las conozca:

Pautas que nos ayudarán a identificar a un falso maestro:
Primera: Los falsos maestros son burladores.  Atacan y tratan de desacreditar la Palabra de Dios o a la congregación misma.  Su mensaje es presentado con tal pasión e intelegencia que hasta la gente sincera puede quedar atrapada en sentimientos de rechazo a la iglesia y entran en duda con las verdades divinas expuestas en la Biblia.

Segunda: Los falsos maestros se dejan guiar por sus propios deseos.  Para estas personas, la interpretación misma de las Escrituras llega a ser un asunto de creencias selectivas.  Diseñan su teología para justificar sus hábitos y deseos pecaminosos.

Tercera: Los Falsos maestros crean disención.  Tratan de parecer superiores a sus oyentes alegando haber tenido una experiencia que los eleva a un nivel espiritual más alto, o manifiestan tener poderes superiores que los demás jamás podrían alcanzar.

 


Cuarta: Los falsos maestros tienen puesta su atención y toda su mente en las cosas de este mundo.  No están interesados en la verdadera enseñanza de la Palabra de Dios, sino que sus pensamientos y acciones están enfocados y apuntan sólo a lo que ellos pueden lograr, en cuantas personas pueden seguirles y cuanto pueden ganar.  Los que no esten de acuerdo con sus lineamientos y no generen un rendimiento económico para ellos, son inmediatemente rechazados e ignorados.

 

 

Quinta: Los falsos maestros no dan frutos buenos, dignos de alabanza y adoración a Dios, sus comunidades no son prósperas, los únicos que prosperan son ellos. (Mateo 7:16-20).

Conclusión: Los maestros verdaderamente dirigidos por el Espíritu Santo de Dios evitan estas trampas y reconocen que un aspecto importante es la humildad y unidad con el oyente (Filipenses 2:1-4).
El otro aspecto es que debemos pedir disernimiento del Espíritu Santo para distinguir la verdad del error (Fil.1:9-10).

 

La Biblia es muy clara en todos sus principios, enseñanzas, conceptos, observaciones, verdades y profecías.  Por lo tanto, el verdadero creyente debe guiar su vida de acuerdo con las verdades en ella escritas para tener una vida en la tierra llena de gozo y paz, así como también alcanzar la seguridad en la Salvación y la Vida Eterna con Cristo.

Reconociendo y viviendo entre falsos maestros
Aunque ya hemos aprendido algunas maneras para identificar a los falsos maestros, no tenemos forma de evitar completamente esta influencia daniña, por lo tanto, tenemos que reforzar nuestra fe para estar firmes contra la atracción corruptora del mundo.

¿Pero, cómo edificar una fe más fuerte?
Primero: Debemos saturar nuestra mente con la santa e inmutable Palabra de Dios. El Espíritu Santo renovará nuestra mente y nos dará nuevo disernimiento a medida que desarrollamos madurez en Cristo.

Segundo: Debemos dedicarnos a orar en el Espíritu Santo (Efesios 6:18). Podemos tener confianza de que El Espíritu nos guiará en nuestras oraciones, indicánosnos por qué, cuándo y cómo orar.

Tercero: Debemos permanecer en el amor de Dios. Por supuesto, jamás podremos estar más allá de la esfera del amor del Señor, pero nunca debemos dar por descontada Su Gracia admirable. Con esto en mente, necesitamos cuidar mucho de nuestra intimidad con Él y del tiempo que pasamos en Su presencia.

Cuarto: Esperamos con anhelo el retorno de Jesucristo. Para los cristianos, la Segunda Venida de Cristo, es el acontecimiento más esperado de la historia de la humanidad, y necesitamos estar vigilantes. La convicción de que Cristo regresará en cualquier momento, es una percepción purificadora y preservadora para el creyente. (1-Juan 3:2-3).

No hay una "fórmula mágica" para reforzar nuestra fe, pero estos sencillos pasos, que nos da la misma Palabra de Dios,  pueden servirnos de guía si nos esforzamos por proteger nuestra fe de las asechanzas del mundo.
Deu. 31:6 "Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.