Iglesia Cristiana Virtual 

Mision de la Biblia Abierta en Colombia

"Una Iglesia integral abierta a la nueva generación"

gallery/1b_325884_t11[1]
El Mejor regalo de parte de Dios



Cita Bíblica: Juan 3:16-17 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree no se pierda mas tenga vida eterna” “Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él.”

Introducción: ¿Estas listo para recibir el mejor regalo de parte de Dios?
Muchas personas en el mundo asisten a las iglesias, oran, reciben Palabra de Dios, ¿pero estarán preparadas para recibir el mejor regalo de Dios?, ¿Conocen ustedes cuál es el mejor regalos de parte de Dios?, hoy aprenderemos cuál es el mejor regalo de parte de Dios.
El mejor regalo de parte de Dios es la oportunidad que tiene todo ser humano de alcanzar la Salvación.

La Salvación
¿Qué es la Salvación? La Salvación es la obra hecha por Jesucristo en la cruz, por medio de la cual Dios muestra su amor a la humanidad (Efesios 2:8-9 y Apo.3:20).

¿Por qué la humanidad tiene la necesidad de ser salva?
Primeramente es necesario que tengamos presente que: Dios creó al hombre a Su imagen y semejanza. Dios es un ser espiritual, por lo tanto, nosotros los seres humanos, también somos espirituales. La Imagen de Dios en el Hombre y el el Hombre como imagen de Dios, son dos verdades que lo distinguen de todas las criaturas creadas y conserva supremacía como cabeza y corona de la creación. El hombre fue creado en un estado de relativa perfección, un estado de justicia y santidad, que de no ser por la Caída, debido a la desobediencia, ya hubiera alcanzado el más alto estado de excelencia.
(Génesis 1:26-27)

Dios creó al ser humano con un propósito específico:
1-Para fructificar y multiplicarse (Gen. 1:28).
2-Para señorear sobre los animales del mar, del aire y de la tierra (Gen. 1:28).
3-Para adorar a Dios como su creador y ser superior por las bendiciones que le había concedido (Isaías 43:7, Isaías 43:21 y 1-Cor. 10:31:36).
4-Para disfrute del ser humano.

5-Dios creó al hombre para manifestar Su Gloria a través de él. Adán no tenía que preocuparse por lo que habría de comer, por lo que habría de vestir, o por donde habría de dormir, ya que Dios había provisto para que todas sus necesidades estuvieran satisfechas. Jesucristo también afirmo que todas las necesidades de los hombres son suplidas por Dios, y que nuestra primera prioridad debe ser buscar primero a Dios para que todas nuestras necesidades sean satisfechas. Por consiguiente al entregarnos a Dios, El hace Su voluntad en nuestra vida y así El recibe la gloria o todo el reconocimiento. El mantenernos ocupados dandole la gloria a Dios nos mantiene distantes de caer en la tentación de darle la gloria a otros dioses.

6-Dios creó al hombre para compartir Su Amor con él. Dios es amor (1-Juan 4:8). Para amar, debe haber un objeto al cual amar y Dios hizo al hombre como objeto de Su amor. Por lo tanto, nuestro Dios, el Dios de amor, creó al hombre para compartir Su abundante amor a través del compañerismo y la comunión con el hombre. Sin embargo, Adán y Eva desobedecieron y fueron echados del huerto del Edén, haciéndose indignos del amor de Dios. Pero Dios proporcionó la manera de restaurar al hombre a través de la Cruz de Cristo; así el hombre puede aceptar Su amor y tener compañerismo con El a través de Su Palabra. Los seres humanos no fueron creados como criaturas ociosas, lanzadas al mundo sin ningún propósito, como afirman equivocadamente algunos filósofos. El hombre tiene un propósito definido y una razón para existir. Ese propósito y esa razón es dar adoración, alabanza y gloria a Dios, quien no escatimó ni siquiera a Su propio Hijo para que fuera sacrificado, a fin de poder restaurarnos y bendecirnos. Por lo tanto, despertemos a realidad de que Dios nos ama y desea recibir regocijo y gloria por medio de nuestra adoración y alabanza.

Dios se reveló al hombre creando un mundo hermoso y dándoselo para que lo disfrutara y dominara.
Dios preparó de manera especial el huerto del Edén para que el hombre viviera en él. En el huerto no había degradación, ni dolor, solo había abundancia.
La obra de Dios en la creación es indiscutible. Por medio de Su Revelación Natural podemos entender y comprender que hay un único Dios creador.
Los cielos, el universo, la tierra, el aire, la naturaleza, los animales, los mares y el maravilloso cuerpo del ser humano, su inteligencia y su funcionamiento; son estos testigos de Su poder, majestuosidad, omnipotencia, omnisciencia, omnipresencia, inmutabilidad, unidad, unicidad, y eternidad; y lo revelan como el único hacedor y creador (Romanos 1:20).

En el principio Dios creó al ser humano perfecto, eterno, no tenía conocimiento de la muerte, sin necesidades apremiantes, y lo puso en el Edén, un lugar donde él podía suplir sus necesidades básicas para la vida, y en donde él gozaba de tener comunicación permanente con Dios.
Dios creó los animales y el medio para su subsistencia y le dio al hombre como tarea de responsabilidad el gobernar y señorear sobre toda Su creación, Dios creó todas las cosas, pero sería el hombre el que tuviera la tarea mayor de señorear sobre ellas.
Hasta aquí el hombre no tenía necesidad de ser salvo de nada y gozaba del enorme privilegio de administrar la creación de Dios (Génesis 1:1 a 2:25).

La caída del hombre: Cuando la serpiente (el ángel caído Luzbel, Lucifer ó Satanás) (Isaías 14:12-15, Apo.20:2, Ezequiel 28:12-19) tentó a Eva, esta a su vez transmitió el engañó a Adán y estos cedieron a esa tentación; en ese mismo momento en el cual se consumó este acto, Adán y Eva entregaron a Satanás el control de la creación, fueron expulsados del Edén y fueron separados de Dios, y desde ese instante Satanás comenzó a gobernar sobre la creación y sobre la vida del ser humano. (Gé.3:1 al 24 y Lucas 4:6).

Nota: Satanás tiene el control sobre este mundomalo (Lucas 4:6), el mundo que está separado de Dios, porque el control del mundo creyente lo tiene Dios, Él ha entregado toda autoridad a Cristo (Mateo 28:18).

Dios sigue siendo el único creador, pero Satanás es el manipulador de la creación de Dios, Satanás es el príncipe de este mundo (Juan 12:31, 14:30, 16:11, Efesios 2:2).
Debido a esta situación la humanidad necesita ser liberada del control que Satanás ejerce sobre ella, y es por esto que Dios estableció un Plan para que el hombre pueda acogerse y librarse del dominio que tiene Satanás sobre él.

Desde este momento Dios maldijo a la serpiente (Gen.3:14), multiplicó los dolores de parto de la mujer (Gen.3:16), maldijo la tierra por causa de Adán (Gen.3:17), maldijo al hombre con la muerte (Gen.3:19), y profetizó que el pecado de desobediencia que entró por la serpiente, sería acabado y pisoteado por la simiente de la mujer, o sea Jesucristo (Gen.3:15).
Desde este preciso instante Dios anunció el Plan Redentor inmediatamente depués que el hombre pecó, diciendo que la simiente de la mujer, un niño, o sea Jesucristo, heriría a la serpiente en la cabeza (Lucas 1:30-35).

Desde el comienzo Dios ha hablado a la humanidad por medio de los hombres de Dios, por los profetas, por los apóstoles y ahora por Jesucristo. En Hebreos 1:1-4 Dios nos recuerda y dice:
“Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, hecho tanto superior a los ángeles cuando heredó más excelente nombre que ellos”.

El plan de Dios para salvar al hombre de la esclavitud del pecado ejercido por Satanás, esta resumido en los siguientes siete (7) pasos:

1. Dios ama a todos y te ama a ti y desea tener una relación personal con cada uno.
En 1-Juan 4:19 dice: “Nosotros le amamos a Él, porque Él nos amó primero” y en Romanos 5:8 dice: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”.

2. El hombre está separado de Dios por el pecado y no puede hacer nada por si solo para restaurar su relación con Dios.
En Romanos 3:23 Dios dice: “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” y en Romanos 6:23 “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”

3. Aunque Dios ama el hombre, ha condenado al pecador a la muerte, él no puede salvarse a sí mismo, en Hebreos 9:27 dice: “y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.”

4. Dios envió a su único Hijo a esta tierra a pagar por la pena del pecado, muriendo en la cruz en nuestro lugar, resucitando y ascendiendo al cielo, constituyéndose así en el único camino para llegar a Dios. En Juan 3:16 dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Y en Juan 14:6 dice: “Jesús le dijo: yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.”

5. El que pone su fe en Cristo, recibe el perdón de los pecados y la vida eterna, y es reconciliado con Dios a través de Jesucristo.
En Romanos 10:9-10 dice: “Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación”.

6. Seguir a Cristo es aceptarle como único Señor y Salvador y volver la espalda al pecado. En Gálatas 2:20 dice: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí, y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.”

7. Cuando la persona recibe a Cristo, el Espíritu Santo de Dios viene a vivir en él, haciéndole una nueva criatura, puesto que Cristo vive en él, puede entonces, vivir una vida agradable a Dios.
En 2-Corintios 5:17 dice: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”

Después de estas aclaraciones y direccionamientos que Dios nos hace para poder tener seguridad en ser salvos; es necesario que sepamos cuál es el propósito de Dios para nuestra vida, o qué es lo que realmente Dios quiere cuando nosotros estamos interesados en el plan que Él tiene para salvarnos de la esclavitud del pecado impuesta por Satanás. Veamos:

a. Dios quiere que tú tengas seguridad de la Salvación.
Tú puedes tener la certeza de la vida eterna por las siguientes razones:
1. Porque tú has nacido de nuevo y el nacimiento es algo que sucede una sola vez (2-Cor.5:17).
2. por tu compromiso, en el que tú hiciste lo que la Biblia indica (Romanos 10:13).
3. Por el testimonio de Dios (1-Juan 5:11-13).
4. Por la promesa de Dios (Juan 5:24).

b. Dios quiere que tú muestres evidencia de haberle dado a Jesús el control de tu vida,
1. Y que tu confieses tu fe públicamente (Romanos 10:9-10).
2. Y que tu le obedezcas bautizándote en agua (Hechos 2:38, Lucas 12:50, Romanos 6:3-4).
3. Y que te hagas miembro de una Iglesia (Hebreos 10:25).

c. Dios quiere que tú crezcas espiritualmente y te conviertas en un discípulo fuerte y fiel
Aplicando estos requisitos para tu crecimiento:(1-Pedro 2:2)
1. Alimento: El alimento espiritual es la Palabra de Dios, La Biblia. (2-Timoteo 3:15-16).
Tú debes leerla, estudiarla, memorizarla, ponerla en práctica y oír su enseñanza y predicación.
2. Respiración: La respiración espiritual es la oración. (1-Tes.5:17, Ef.6:18, Fil.4:6)
Pasa tiempo cada día hablando con Dios sobre todo lo que hace; tus necesidades, problemas, familia, amigos; y dile cuanto lo amas y cuan agradecido estas de lo que Él hace en tu vida.
3. Ejercicio: El ejercicio espiritual es ayudar a otros, testificar, dar tiempo y energía a la obra de Dios, y ser testimonio viviente al mundo (Stg. 2:14 y 17-18).
4. Descanso: El descanso espiritual es la adoración a Dios, tanto pública como privada.Descansar es esperar en Dios y tener renovación física y espiritual (Apo.14:7, Sal.29:2, Sal.66:4).

d. Dios quiere que experimentes victoria total sobre el pecado en tu vida diaria(1-Juan 5:4).
1. La vida cristiana es difícil, pero la victoria está asegurada (1-Juan4:4).
2. Aunque la victoria está asegurada, en razón de nuestra naturaleza humana habrá tentación, desobediencia y fracasos, sin embargo, Dios ha provisto el medio por el cual tu puedes ser limpiado de tus pecados en forma diaria (1-Juan 1:9).
3. De tal manera, cuando tu peques, no trates de justificarte, sino confiesa tu pecado a Dios y pídele que haga realidad Su promesa divina del perdón (Prov. 28:13, Salmo 32:5).

e. Dios quiere que tu cuides lo que has recibido.
1. Es necesario que la persona guarde y cuide lo que ha recibido (Hebreos 2:1-3)
2. Es necesario que nos ocupemos de nuestra Salvación con temor y temblor (Filipenses 2:12)
3. Dios nos advierte de las consecuencias si descuidamos nuestra Salvación (Hebreos 10:26-29).

Conclusión: Si en verdad estás listo para recibir el mejor regalo de parte de Dios, ora a Dios, puedes orar con tus propias palabras, o si lo deseas puede hacer tuyas las palabras de esta oración, cierra tus ojos, dispón tu corazón y repite las siguientes líneas creyendo en tu corazón lo que confieses con tu boca:

Señor Jesús,
Creo que tu eres el hijo de Dios (Juan 6:69)
que te hiciste carne para habitar entre nosotros, (Juan 3:16 y Juan 1:14)
que moriste en la cruz y derramaste tu sangre para salvarnos del pecado, (Gálatas 1:4 y Apocalipsis 1:5)
que resucitaste para vencer la muerte, (Hechos 2:32 y 1-Corintios 15:4)
y ahora estás sentado a la diestra del Padre. (Marcos 16:19 y Hechos 1:9)
Señor Jesús, reconozco que soy pecador (Romanos 3:23 y Romanos 5:12)
ahora me arrepiento de mis faltas (2-Pedro 3:9)
y prometo apartarme de ellas. (Proverbios 28:13)
Señor Jesús, hoy te invito a entrar en mi vida, (Gálatas 2:20)
te recibo como mi único y suficiente Salvador, (Lucas 2:11, Mat.10:40, Col.2:6)
te autorizo para que hagas de mi una nueva criatura, (2-Corintios 5:17)
salvándome, sanándome y restaurándome. (Hechos 2:21 y Lucas 6:17-19)
Escribe mi nombre en el libro de la vida del cordero, (Apocalipsis 13:8 y 21:27).
Amén y Amén.

Ahora que has tomado la decisión de seguir a Cristo para tu Salvación, te invitamos a que busques una iglesia y comiences a congregarte, con esto ya estarás dando tus primeros pasos en obediencia a Dios (Hebreos 10:25) .

Si este mensaje ha tocado tu corazón y quieres continuar en un crecimiento espiritual formalizado, no dudes en llamarnos o escribirnos, el Señor nuestro Dios te continúe bendiciendo abundantemente.


Preparado por: Pastor: Juan de Dios Castro - Biblia Abierta Colombia.