Biblia Abierta Colombia

gallery/1b_325884_t11[1]

Iglesia cristiana Integral

"Una Iglesia abierta a la nueva generación"

De la Pluma del Pastor

Cómo Orar Biblicamente

Dios quiere que Sus hijos le pidan los deseos de su corazón, porque Él se deleita dando. Pero aún más, Él desea tener compañerismo con cada uno de nosotros. !Qué gran gozo tenemos al encontrarnos con nuestro Padre Celestial por medio de nuestras oraciones!

El privilegio de la oración se basa en nuestra relación con Dios a través de Su Hijo Jesucristo.  Solo quienes son parte de la familia de Dios pueden afirmar que Él es su Padre (Juan 14:6) y de sentirse privilegiado en Su promesa de responder la oración.  Él no hace esa promesa a los incrédulos, solamente al pecador que se arrepiente, pide perdón y recibe a Cristo como Señor y único Salvador, solo de esta forma el Señor responde esta oración y siempre su respuesta será con la Salvación de su alma de la esclavitud del pecado (Romanos 10:9-10).

En el Sermón del Monte, Jesús utiliza tres verbos para referirse a la oración: pedir, buscar y llamar.  Observe la progresión en intensidad, de una petición a una busqueda, y luego a una oración posterior.

Orar es más que presentar peticiones a Dios, también implica buscar que Su voluntad guíe nuestras súplicas; significa tocar a las puertas para considerar diferentes soluciones y obtener la dirección divina que nos ayude a saber lo que nuestro Señor quiere.  Jesús prometió que recibiremos, que encontraremos y que Dios abrirá la puerta. Tenemos la garantía del Señor de que Él responderá, y lo que Él hace es bueno.

Orar es algo sencillo, pero a veces nos resulta dificil hacerlo.  A menudo nos sentimos insastisfechos y nos preguntamos si nuestras oraciones están teniendo algún efecto.  Pídale al Señor que le enseñe más acerca de la oración bíblica, ponga en práctica lo que aprenda y espere confiado en la seguridad de Su respuesta.

 

 

"y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis"  

(Mateo 21:22)

"Y cuando ores,  no seas como los hipócritas;  porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles,  para ser vistos de los   hombres;  de cierto os digo que ya tienen su recompensa.

-Mas tú,  cuando ores,  entra en tu aposento,  y cerrada la puerta,  ora a tu Padre que está en secreto;  y tu Padre que ve en lo secreto  te recompensará en público.

-Y orando,  no uséis vanas repeticiones,  como los gentiles,  que piensan que por su palabrería serán oídos.

-No os hagáis,  pues,  semejantes a ellos;  porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad,  antes que vosotros le pidáis.

Cita Bíblica:  Mateo 6: 5-8

 La Oración

TEMA: "DIOS TAMBIÉN DESEA ESCUCHARTE"

 

INTRODUCCIÓN:

Ahora como cristiano tú tienes muchas armas espirituales que Dios no sólo ya te ha dado, sino que también Él desea que tú aprendas a usar porque cada una de ellas fue creada para tu crecimiento y bienestar espiritual. Una de las más hermosas y poderosas armas que posees ahora se llama: la "ORACIÓN" y en esta lección estudiaremos acerca de ella.

I. ¿QUÉ ES LA ORACIÓN?

La oración es un diálogo con Dios, es hablar con Él con confianza y libertad. Ahora tú eres un hijo de Dios, y como cualquier hijo debe saber hablar en forma natural y franca con su padre. Orar es como hablar con Dios por teléfono, aunque no lo vemos, sabemos que nos está oyendo.

En 1-Ts. 5:17 dice: "Orad sin cesar". Esto no quiere decir pasar todo el día orando en vez de trabajar, sino tener un espíritu de oración, aprovechando cualquier momento oportuno para hablar con el Señor.

 

II. DIOS PUEDE HACER CUALQUIER COSA

A) Dios puede hacer cualquier cosa porque es infinito, es decir no tiene límites.  No está limitado por el espacio, y por lo tanto está en todas partes. No está limitado por el tiempo, y por lo tanto siempre fue y siempre será; en otras palabras, es eterno.  Dios ve el futuro con la misma claridad con que ve el pasado y el presente, porque es infinito en su conocimiento, nada se le escapa, ni siquiera nuestros pensamientos.

 

B) Dios nos entiende mejor aún de lo que nosotros mismos nos entendemos, y sabe exactamente que es lo que más nos conviene.  Al acercarnos a Él por medio de la oración y pedirle que nos guíe, podemos confiar en su infinita sabiduría, bondad y amor. Todo lo que Dios hace está bien, podemos rendirle nuestras vidas gozosamente, sabiendo que Él cuidará de nosotros.

 

III. ¿CUÁL ES LA MANERA CORRECTA DE ORAR?

A) El pensar en lo que Dios es, Su bondad, amor y poder, nos facilita la tarea de acercarnos con respeto y sumisión a nuestro Señor y Hacedor, dispuestos también a obedecer todo aquello cuanto Él nos indique.  Venimos a nuestro Padre con gozo, gratitud y confianza, sabemos que Dios escuchará y responderá nuestras oraciones, porque nos ama y porque ha prometido darnos lo que necesitamos.

Jesús nos habló sobre la oración: "Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca halla; y al que llama se le abrirá"  (Lucas 11:9-10).

 

B) Cuando verdaderamente hemos orado y hemos escuchado la voz de Dios que nos habla o hemos visto Su respuesta, aprendemos por experiencia que Él escucha y contesta las oraciones.  Y esto da fortaleza a nuestra fe. Algunas veces tenemos que esperar con paciencia; pero podemos confiar en Dios y agradecerle por la respuesta que sin duda vendrá.

 

C) Recordemos también que Dios no tiene favoritos, Él ama a todos por igual de la misma manera en que nos recibe a todos. El apóstol Pedro aprendió esto y dijo: "En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que toda nación se agrada del que le teme y hace justicia". (Hechos 10:34-35).

 

IV. CUANDO OREMOS ESCUCHEMOS LO QUE DIOS DICE

A) Diríamos que la mayoría de la gente no lo sabe, pero el hecho real es que Dios nos responde cada vez que nosotros hablamos con Él. Debemos aprender a escuchar. Cuando sepamos hacerlo, nos convertiremos en colaboradores de Dios y sabremos cuáles son las cosas que a nosotros nos corresponde hacer como parte de su respuesta a nuestra oración. Dios guiará, nos utilizará y nos dejará participar de sus milagros al contestar nuestras oraciones.

 

B) Hay muchos pasajes bíblicos que recomiendan escuchar a Dios. Y muchos de esos pasajes llevan implícita la idea de que no solamente debemos oír lo que Él nos dice, sino hacer lo que nos ordene. "Inclinad vuestro oído, y venid a mi" (Isaías 55:3).  "Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda"  (Isaías 30:21).

 

V. CUANDO OREMOS UNÁMONOS A OTROS

A) Ahora que te has involucrado a una iglesia o a un grupo, tienes la gran oportunidad de conocer a muchas personas que se interesarán por tu vida de una manera real y genuina. Esto permitirá a tus hermanos en Cristo orar juntamente contigo por tus necesidades.

 

B) "Si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidieren, les será hecho por mi padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos" (Mat. 18: 19-2O).

 

C) ¡Qué alivio cuando un amigo ora con nosotros sobre el problema que nos aflige! Nuestra fe se vigoriza cuando mutuamente nos estimulamos con las promesas de Dios. Podemos unirnos con otros en oración, aún cuando estemos solos, si oramos por las mismas cosas. Nos reunimos con otros hermanos para orar juntos semana a semana en la reunión familiar.

 

NOTA IMPORTANTE:

Si tienes una necesidad por la cual quisieras recibir oración, éste es el momento de orar de común acuerdo con tu hermano que está discipulándote.

 

 
 
La Oración
 

Definición:

La Oración es el privilegio que tengo de hablar con mi Creador y Salvador.  Si desarrollo una profunda relación con Él, así como el aire es para mi cuerpo, la oración es el aire para mi espíritu.

Hay una oración que ha recorrido los siglos hasta hoy, estudiaremos sus principios y sus partes.  Esta oración es El PADRE NUESTRO, una oración que todos hemos hecho en algún momento, pero no es la repetición lo que trae el resultado, es el vivir cada verdad anunciada en ella, estúdiela y haga de este modelo de oración una vivencia personal diaria.

 

I. Principios de la Oración:

A. Dios nos ordena orar (1-Tesalonisenses 5:17; Efesios 6:18).

                1. Podemos y debemos aprender a orar (Lucas 11:1)

                2. Podemos y debemos enseñar a orar, Jesús lo hizo con sus discípulos, también lo hizo Juan el Bautista.

                3. Debemos orar en secreto(Mateo 6:8).

                4. Debemos orar en humildad (Lucas 18:9-14).

                5. La oración debe ser en el Poder del Espíritu Santo(Romanos 8:26)

                6. La oración debe ser con Fe, no dudando nada (Santiago 1:6; 5:15).

 

B. Puedo dirigirme en oración directamente a Dios en el nombre de Jesús, sin ningún otro intermediario (2-Corintios 6:18).

 

C. Él está en el cielo: en Isaías 66:1 dice: “El Cielo es mi trono, y la tierra estrado de mis pies;…”

Élestá en todo lugar, lo puedo encontrar y siempre está dispuesto para mí.

 

D. Nuestra oración debe ser dirigida al PADRE en nombre o de parte del Señor JESUCRISTO.

El Hijo siempre se dirigía a Su Padre (Lucas 17:1,5; 22:42,46; Juan 5:43).

 

II. Partes de la Oración  (Lucas 11:1-4)

“Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo; Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos. Y les dijo: Cuando oréis, decid:

                           - "Padre nuestro que estás en los cielos,

                           -  santificado sea tu nombre.

                           -  Venga tu Reino.

                           -  Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

                           -  El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

                           -  Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben.

                           -  Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.”

En este modelo de oración que Jesús le enseñó a Sus discípulos y nos dejó como ejemplo a seguir, distinguimos ocho (8) principios o partes que nosotros debemos incluir en nuestras oraciones diarias:

 

1. ¿A quién va dirigida la Oración? (vs.2)      “Padre nuestro”

La oración va dirigida al PADRE, o sea Dios, que en este caso es el Padre de Jesús.

El Hijo siempre se dirigía a Su Padre (Lucas 17:1,5; 22:42,46; Juan 5:43).

 

2. ¿Dónde está Dios? (vs.2)   “que estás en los cielos”

Él está en el cielo: en Isaías 66:1 dice: “El Cielo es mi trono, y la tierra estrado de mis pies;…”    Su morada es el Cielo, pero Él está en todo lugar, lo puedo encontrar y siempre está dispuesto para mí.

 

3. Intermediación:  En Juan 14:6 afirma:  " Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí."

Jesús dijo que Él es el único Camino para llegar al Padre. Después de dirigirnos al Padre le decimos que venimos de parte de Jesús, porque no hay otro camino. Nuestra oración debe ser dirigida al PADRE en nombre o de parte de Su Hijo JESÚS.

En 1-Timoteo:2:5 dice: "Porque hay un solo Dios, y un solo mediadiador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre."

 

4. Adoracióny Alabanza (v2)    “santificado sea tu nombre”

Adoramos a Dios por lo que Él ES. Sus atributos divinos no compartibles, o sea únicos, nos dan la pauta para rendirle adoración.

El propósito por el cual Dios nos creó, fue para que le adoremos y le demos gloria (Isaías 43:7; 43:21), y todo lo que hacemos, lo hacemos para la gloria de Dios.  (1-Corintios 10:31):

Le adoramos por Su:

                1-Omnipotencia: Él es todopoderoso, todo lo puede

                2-Omnipresencia: Él está en todo lugar en un mismo tiempo

                3-Omniciencia: Él está sobre toda ciencia

                4-Inmutabilidad: El no cambia, Él es el mismo de ayer, hoy y por los siglos. “En Él no hay mudanza, ni  

                    sombra de variación” (Santiago 1:17).

                5-Unidad: Él es único

                6-Eternidad: Él es eterno, no tiene principio ni fin, Él es el Alfa y la Omega.

                7-Inmanencia: Él forma parte integral de Su creación, todo lo creado lleva su esencia.

                8-Santidad: Él es Santo, la Santidad es Su esencia.

 

5. Alabanza (vs.2)    “Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra”

Le alabamos por lo que ÉL HACE. Pasado, presente y futuro en el Cielo y en la tierra. (Salmo 150):

1-Por hacer toda la creación, cielo, universo, tierra, animales, agua, aire, plantas y al hombre.              

2-Por enviar a Su Hijo Jesucristo a Salvarnos:

                               -Redimiéndonos de la esclavitud del pecado

                               -Regenerándonos haciéndonos nuevas criaturas

                               -Justificándonos ante el Padre, haciéndonos ver justos

                               -Llamándonos y escogiéndonos

                               -Adoptándonos como hijos

                               -Haciéndonos herederos de Sus Promesas

 

6- Petición (vs.3)   “El pan nuestro de cada día dánoslo hoy”

El Señor nos advierte que le pidamos por todas nuestras necesidades, podemos pedir por las áreas financiera, emocional, espiritual, Él nos escucha y nos provee en nuestras necesidades   (Mateo 7:7-11).                       

Para proveernos del pan Dios demanda de nosotros que seamos buenos trabajadores (2-Tes.3:10) y que recordemos que debemos devolver a Él lo que le pertenece, los diezmos y las ofrendas (Mal.3:10-11).

 

7- Arrepentimiento (vs.4)   “Perdónanos nuestros pecados, como también perdonamos a todos...”

Debemos revisar todos los días nuestra mente para no dejar que se anide en nuestro corazón pecado contra el Señor (2-Cronicas 7:14).

Debemos perdonar a nuestro prójimo, a si sea que él nos haya ofendido (Lucas 6:37; Efesio 4:32; Mateo 5:23-24).

 

8- Intercesión (vs.4)   “Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal”

Debemos estar atentos y clamar a Dios para que no caigamos en tentación, la cual, vendrá para separar al hijo de Dios de Su Señor (2-Corintios 2:11).

Jesús fue tentado (Mateo 4:13), pero Él venció.  No es pecado la tentación en sí, sino el caer en ella.

 

Nota: La oración como la comida debe ser diaria.  Debemos comenzar a formar en nosotros una disciplina de oración y clamor personal.

!Adelante! Ahora comienza a orar con la ayuda de esta guía y experimenta una vida preciosa en la presencia del Señor.

 

 

                                    “Orad sin cesar” (1-Tesalonisenses 5:17)