Biblia Abierta Colombia

gallery/1b_325884_t11[1]

Iglesia cristiana Integral

"Una Iglesia abierta a la nueva generación"

 La Revelación Divina

Click aquí para consultar la Biblia

Citas Bíblicas:

Efesios 1:17  "para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación en el conocimiento de él,"

Juan 2:19  “Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.”

1-Corintios 6:19  “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?”  (1-Corintios 3:16, 2-Corintios 6:16).

1-Corintios 6:20  “Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.”

 

Introducción:

Para comprender que nuestro cuerpo es la morada de la tercera persona de la trinidad, como lo es el Espíritu Santo, es necesario que el cristiano haya alcanzado el concepto de haber vencido la muerte.

 

Cuando el creyente a llegado al nivel de creer y aceptar como suyos los conceptos bíblicos de que la vida física es tan solo el primer escalón para alcanzar la vida eterna y que es la cuota inicial para llegar al reino de los cielos, entonces, la vida física deja de ser algo primordial y por lo tanto el hombre pierde el interés en la adoración por su cuerpo físico, la vida física pasa a segundo plano y la conservación de su vida física a cualquier precio pierde ese carácter de primordial.

Si llega el momento de morir físicamente, cualquiera que sea la causa, el creyente no buscará conservar su vida a cualquier precio, sino que aceptará la muerte como una ganancia.  (Filipenses 1:21-22) “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.”….teniendo el deseo de partir y estar con Cristo lo cual es muchísimo mejor;”

 

I. ¿Qué es el cuerpo físico?  El cuerpo físico del ser humano ha sido creado por Dios (Génesis 1:26 y 27), y Dios sopló en él aliento de vida y por esto es el hombre un ser viviente (Génesis 2:7).  El cuerpo está constituido por: cerebro, ojos, oídos, olfato, tacto, tejido musculoso, sistema óseo, sistema nervioso, sistema digestivo, sistema respiratorio, piel y sistema sanguíneo.

Cualquier intento por modificar lo inicialmente constituido por Dios, el cuerpo físico, está en contra de los designios divinos.

El hombre en su afán por conservar su cuerpo hace modificaciones a este, porque lo considera superior a cualquier otra cosa.  Los actos por conservar la vida física alterando el diseño divino del cuerpo y que su fin no sea el de servir a Dios, no tienen justificación bíblica alguna.

Las modificaciones que se hacen al cuerpo físico más comunes son: Los tatuajes, los pierces, las incrustaciones bajo la piel, la alimentación no adecuada, la glotonería, los implantes, las cirugías estéticas, las transfusiones de sangre, el ejercicio extremo, la fornicación, el adulterio, el abuso sexual, etc.

 

                            “¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo?”  (1-Corintios 6:15)

 

La sangre es el más importante componente del cuerpo humano, sin la sangre el cuerpo no tiene vida, muere, por lo tanto la sangre es parte integral del cuerpo humano, el transferir sangre o trasladar órganos de un cuerpo a otro cuerpo altera el funcionamiento de cada uno de los cuerpos, tanto el que lo da como el que lo recibe.

La Biblia no dice en ningún versículo que dichos actos sean la excepción a los versículos citados.

 

La Biblia dice que para que el Espíritu Santo de Dios pueda encontrar cabida en su morada, que es el cuerpo del hombre, es necesario que este cuerpo este limpio, libre de corrupción, libre de mutilaciones y no habite en él ninguna inmundicia que desagrade a Dios y pueda contristar Su Espíritu, porque el cuerpo y el Espíritu no son nuestros, pertenecen a Dios (1-Corintios 6:20).

 

II. La Revelación de Dios

Dios revela al hombre Su sabiduría a través de dos tipos de manifestaciones:

 

a. La Revelación Natural: es la manifestación de Dios al hombre a través de la naturaleza: los cielos, las estrellas, el aire, la vegetación, los mares, los montes, el globo terráqueo, el sincronismo galáctico, etc., tal creación es imposible atribuírsela al ser humano, ningún hombre en este mundo con la mayor tecnología actual no podría tan siquiera imitarla.

El hombre o el ser humano no podrá nunca crear nada, solo puede transformar lo ya creado por Dios, el nombre de "Creador" es solo atribuible a Dios, Dios es el Creador (Isaías 42:5).

 

b. La Revelación Especial: es la manifestación de Dios al hombre a través de Su Palabra, La Biblia.  Muchos hombres pueden leer la Biblia e interpretarla en su propia opinión y bajo su propio intelecto, pero nunca recibirán la Revelación de Dios si no es a través de Su Espíritu Santo.

(Hechos 1:8) “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en …, y hasta lo último de la tierra.”

 

Para poder obtener la Revelación de Dios es necesario que el creyente reciba y sea lleno del Espíritu Santo de Dios para que a su vez este haga morada en su cuerpo, y para que esto suceda su cuerpo debe estar limpio y su forma de vida refleje estar en la etapa de una santidad progresiva.

El obrero cristiano que se encuentre en esta etapa de Santidad, podrá obtener la revelación de Dios y estará apto para predicar la Palabra de Dios revelada a través de Su Espíritu Santo que habita en su cuerpo y lo ha tomado como morada permanente.

 

Conclusión: La vida del obrero cristiano conlleva el vivir la vida física en cuerpo y espíritu para Cristo, y teniendo en cuenta que Nuestra Misión es la de hacer discípulos enseñándoles todo lo que el Señor nos ha dicho en su Palabra (Mateo 28:19-20), no nos queda más que consagrar nuestro cuerpo y forma de vida al servicio y obra de Cristo aquí en la tierra.