Biblia Abierta Colombia

gallery/1b_325884_t11[1]

Iglesia cristiana Integral

"Una Iglesia abierta a la nueva generación"

La Prosperidad Económica

Este mensaje de Dios es producto de una semana de oración y es la Revelación Especial de Dios dirigida a los líderes y pastores que tienen a cargo una grey entregada por Dios para su cuidado y son responsables por sus almas y de su crecimiento espiritual.

La Misión de la iglesia y función principal de los pastores en cualquier parte del mundo está resumida en los siguientes tres mandamientos:

  1. -A través de Jesucristo llevar Salvación a las Almas que están esclavas del pecado                  (Mateo 28:19-20).       = Salvar
  2. -A través de la Palabra de Dios Prosperar a las Almas que han creído y recibido a Jesucristo   (3-Juan 1:2).               = Prosperar
  3. -Enviar las Almas que han sido preparadas y están maduras espiritualmente                             (Romanos 10:14-15)  = Enviar

Los pastores debemos enfocar nuestros esfuerzos en cumplir estos mandatos de Dios, lo cual nos garantiza la prosperidad espiritual y económica de la Iglesia local y de las personas que la conforman.

 

Cita Bíblica: 3-Juan 1:2

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”.

Introducción: El mantener un estatus apropiado basado en la solvencia económica parece ser el objetivo común de las gentes, y el lograr adquirir bienes y servicios que garanticen una vida holgada sin apuros y que les ubique por encima de los demás sería lo esencial para lograr el éxito y la felicidad.  Esta idea aparece en la mente de cada persona desde muy temprana edad y se desarrolla a través de toda su vida sin poder ver, casi nunca, satisfechos sus deseos.

Este hecho no es exclusivo del mundo que no conoce a Dios, sino también alcanza al pueblo cristiano y no están exentas ninguna secta o religión; por lo tanto, no habiendo encontrado la satisfacción a los deseos por medio de nuestros propios esfuerzos, es necesario que acudamos a los métodos de Dios para llenar tal vacío.

Objetivo: Impartir la instrucción procedente de la Biblia a cada miembro de la Congregación, de manera que, su dependencia de Dios refleje la prosperidad en sus vidas, y así prospere también su iglesia.

 

I. La Revelación Especial  (2-Timoteo 3:16-17 y Hebreos 4:12)

La Revelación directa de Dios llega a su iglesia a través de sus sacerdotes o pastores que después de cada semana de clamor, oración, ayuno y consagración al Señor, han recibido el mensaje para ser trasladado a toda la congregación.

El impartir y predicar la Palabra de Dios a una congregación sin estar seguro de que esto es lo que Dios quiere para ellos, no deja de ser solo como leer la Biblia o el deseo puramente personal del pastor para que la iglesia haga lo que dice está Palabra.  La Palabra de Dios siempre será Su Santa Palabra, pero existe una gran diferencia cuando recibimos directamente la Revelación Especial de Dios a través de Su Espíritu Santo para ser llevada a Su pueblo.

Los líderes y pastores somos siervos directos de Dios y nuestro ejemplo de vida debe ser de Santidad Progresiva, las ovejas a nuestro cuidado están esperando recibir el mensaje de Dios y no tan solo el mensaje que el pastor desee para ellos.  Como pastores de una grey, nuestros deseos personales siempre serán los mejores para nuestras ovejas, pero es necesario que primero canalicemos los deseos y la voluntad de Dios para ellos, antes que la nuestra.  El llevar la Palabra en el tiempo preciso que Dios quiere para cada persona, solo lo podremos establecer cuando hemos recibido la instrucción directa de Dios.

 

II. La prosperidad espiritual  ( 3-Juan 1:2 )

Según la cita bíblica anotada, la prosperidad del alma es la llave que regula la salud y la prosperidad económica del creyente.  La prosperidad del alma implica llevar una vida en santidad, lo que es igual a estar constantemente en total dependencia a la voluntad de Dios, en oración, con una disposición a la Palabra predicada por otros, estar constantemente escudriñando las Escrituras para recibir las respuestas de Dios a nuestras peticiones y mantenernos alejados del pecado.

Como líderes y pastores que tenemos almas a cargo y por las cuales debemos rendir cuentas a Dios, debemos prosperar nuestra alma y buscar la forma de que cada oveja de la grey también prospere su alma; si hacemos nuestros mejores esfuerzos en el discipulado y la educación espiritual del rebaño que nos ha encargado el Señor, estaremos garantizando la prosperidad económica y la salud física de nuestra congregación, y por lo tanto, habrá prosperidad económica para las finanzas de la iglesia.  Cualesquiera otro método o medio que utilicemos para hacer prosperar nuestra iglesia local, no será el producto de una buena y sana relación con Dios.

Las personas en la iglesia pueden recibir muchos mensajes sobre el diezmo y la ofrenda, pero si no tienen prosperidad económica en sus finanzas, no podrán cumplir con este requerimiento.  En consecuencia deberá cada uno de los miembros de la iglesia comenzar por prosperar su alma, para que de la obediencia a este mandato se derive su salud y su prosperidad económica, y por consiguiente prospere la iglesia.

Las actividades que se programen en la congregación para que los creyentes se involucren en prosperar sus almas, deben siempre involucrar la enseñanza formal de la Palabra de Dios y evitar las actividades puramente de recreación.

 

III. La Iglesia próspera  (Salmo 1:1-3)

De acuerdo con la Biblia, para que la iglesia local prospere económicamente deberá tener un estrecho vínculo y obediencia a la voluntad de Dios,

En primer lugar deberá apartar de su mente el amor al dinero, el primer lugar siempre debe ser el amor a Dios y lo demás vendrá por añadidura (Mateo 6:33).

En segundo lugar el concepto de que "debemos manejar la iglesia como una empresa", no es válido ni tampoco es bíblico, porque el concepto de empresa o de negocio es proveniente de la organización del mundo y su fin es el de obtener lucro.  El lucro es sinónimo de amor al dinero (1-Timoteo 6:3-10).

En tercer lugar la Iglesia como cuerpo de Cristo, la iglesia como pueblo de Dios, la iglesia como comunidad de los Santos, pertenece al Reino de Dios aquí en la tierra, y como toda colonia en tierras extranjeras, está regida por una constitución específica, que es la Biblia; tiene costumbres especiales y únicas que practica, como son: la oración, la intercesión, la adoración, la alabanza, la comunión con Dios y con los demás, la prédica de la Palabra de Dios, etc., por lo tanto, su organización debe estar basada en los principios dictados por Dios en Su Palabra y sus objetivos principales deben ser los de Salvar Almas, Prosperar Almas y Enviar a Salvar Almas, haciendo uso de los recursos provenientes de los Diezmos, las Ofrendas y las Donaciones, pero, sin involucrar ningún ánimo de lucro; cualesquiera que sea otra alternativa diferente que se practique, no será garantizada por Dios, sino que por el contrario irá en detrimento del objetivo principal de Dios, de tener una iglesia obediente.

 

Conclusión: El Señor nos está exhortando a través de Su Palabra a que en primer lugar pongamos suma atención a prosperar nuestra alma; en segundo lugar que impartamos y enseñemos la Palabra de Dios para que nuestros discípulos también prosperen su alma, este será el principio básico que debemos implantar en la iglesia para lograr que las personas tengan una buena salud física y la prosperidad económica adecuada que Dios quiere para Su pueblo.

 

Nota: Se predica mucho sobre la obligación de diezmar, pero no se predica y poco se ora sobre como debe invertirse lo diezmado, es bueno y sano que oremos y reflexionemos sobre este aspecto.

 

 


Click aquí para consultar la Biblia