Biblia Abierta Colombia

gallery/1b_325884_t11[1]

Iglesia cristiana Integral

"Una Iglesia abierta a la nueva generación"

Nuestra Herencia Espiritual

(1era. parte) 

Click aquí para consultar la Biblia

Nota: El tema principal de Efesios es la Iglesia.  Esta epístola no fue escrita para novicios en la fe cristiana, sino para aquellos que habiendo alcanzado alguna madurez en la experiencia espiritual desean continuar hacia el conocimiento de la Sabiduría de Dios y modo de vivir más plenos; también para los deseosos de conocer el soberano propósito de Dios en el establecimiento de la iglesia de Cristo aquí en la tierra.

Comentario: El libro de Efesios equilibra la doctrina y el deber.  Primero nos recuerda lo que Dios ha hecho por nosotros; luego nos dice lo que debemos hacer por Él en respuesta a su misericordia.  La vida cristiana se basa en el aprendizaje y el estudio continuo de la trinidad divina.  El creyente que no conoce de su riqueza en Cristo nunca podrá andar por Cristo.  Nuestra conducta depende de nuestro llamamiento.  

La enseñanza de este libro nos exhorta a no quedarnos únicamente viviendo en los capítulos 1 al 3 estudiando solo las doctrinas, sino a que avancemos a los capítulos 4 al 6 para poner en práctica los deberes.

 

Nuestras Posesiones y nuestra Posición en Cristo

 

Cita Bíblica:  Efesios 1 al 3

Introducción:  La verdad central de este capítulo es la riqueza de las bendiciones que tenemos como cristianos, bendiciones espirituales, que son nuestras, debido a que estamos en Cristo (1:.3).  Pablo nos informa que cada Persona de la deidad nos ha bendecido (1:1-14) y luego ora para que entendamos esas bendiciones y el poder que pueden traer a nuestras vidas (1:15-23).

Como cristianos debemos saber que poseemos algo proveniente de Dios, y esa posesión es lo que la Trinidad Divina hace en nosotros cuando creemos en Jesucristo, nos arrepentimos y andamos en santidad; esto nos da la seguridad de estar cubiertos por la promesa a través de Jesucristo; así también la Palabra nos enseña que tenemos una posición que Cristo nos ha dado, esa posición nos garantiza la Salvación.

 

I. Nuestras Posesiones en Cristo (1:1-14)

1. Provenientes Del Padre  (Dios)  (Vs.1-6)

a. El nos ha escogido (Vs. 3-4).  Esta es la maravillosa doctrina de la elección.  Dios no nosescogió por meritos que hayamos hecho por nosotros mismos, Él nos escogió en Cristo, por gracia. (Ver 1-Cor.1:26-29; 2-Tes.2:13-14; y Juan 6:37).  La elección se refiere a personas; la predestinación a los propósitos para esas personas.  Dios nos elige para ser santos (los apartados), luego predestina a que ciertos propósitos en nuestras vidas ocurran (Rom.8:28-30).

b. El nos ha adoptado (Vs. 5). Adopción es el acto en que Dios, como Padre, otorga el estatus de hijo a la persona que voluntariamente acepta el favor de Dios a través de Su Hijo Jesucristo.  Con esta acción pasamos a ser miembros de la familia de Dios y nos ubica en la posición de gozar de los privilegios y bendiciones que Cristo tiene, pasamos a ser hermanos de Cristo e hijos de Dios, y a ser ricos en gracia.

c. El nos ha aceptado (Vs.6).  En nosotros mismos no somos aceptables a Dios, pero a través de Cristo si, Él nos justifica y nos hace «aceptos» al Padre.  La epístola a Filemón es una hermosa ilustración de esta verdad: “Recibe a tu esclavo Onésimo como me recibirías a mí” (Flm.17).  Aún cuando hemos pecado Cristo le dice al Padre «Recibe a este santo como me recibirías a mí».  Siga el rastro de la maravillosa frase «en Cristo» por las cartas del apóstol Pablo; quedará maravillado.

 

2. Provenientes Del Hijo (Jesucristo)  (Vs.7-12)

a. El nos ha redimido (Vs.7a).  Redención significa liberado mediante el pago de un rescate, Cristo nos compró de la esclavitud del pecado al dar su vida en la cruz.Tenemos una redención presente en que Él nos ha librado de la pena y del poder del pecado; y tendremos una redención futura (vs.14) cuando Cristo en su venida nos liberte de la presencia del pecado.

b. El nos ha perdonado (Vs.7b).  La palabra «perdonar» significa «enviar lejos».  El pecado es una carga terrible que Cristo le quita al pecador que le ha recibido como único Señor y Salvador.  Cristo llevó esa carga en la cruz (1-Pedro 2:24).  Se ilustra como el macho cabrío (propicio para el sacrificio) expiatorio que se soltaba en el desierto en el Día de la Expiación (Lev. 16:20-21).   Expiación = Kaphar (heb) = perdonar, anular, propiciar, redimir y reconciliar.

c. El nos ha revelado la voluntad de Dios (Vs.8-10).  Un «misterio» es una verdad divina que solo puede ser conocida por el pueblo de Dios mediante revelación.En Cristo somos parte del eterno propósito de Dios “de reunir todas las cosas en Cristo” (vs.10).  Este mundo en el presente está destrozándose con guerras, contiendas y pecado; pero un día Dios introducirá una nueva creación, con todas las cosas unidas en Cristo.

d. El nos hecho una herencia (Vs.11-12).  Dios no solamente nos ha dado una herencia en Cristo (1-Pedro 1:3-4), sino que nos ha hecho herencia para Cristo.  La iglesia es su cuerpo, templo y esposa, y un día participaremos de su gloria.

 

3. Provenientes Del Espíritu  (Espíritu Santo)  (Vs. 13-14)

a. El nos ha sellado (Vs. 13).  Este versículo bosqueja el camino de la salvación.  El pecador oye la Palabra de verdad, confía en Cristo, recibe el Espíritu Santo de Dios y es sellado para siempre.  El Espíritu entra en el corazón en el instante en que el pecador confía en Cristo.  Este sello quiere decir que Dios nos posee y nos guardará.  Nadie puede romper el sello de Dios.

b. El nos ha dado la garantía (Vs.14)  Cristo ha adquirido nuestro futuro para nosotros, pero todavía no hemos entrado en todas las bendiciones. Dios nos ha dado el Espíritu como la garantía que nos asegura que experimentaremos la redención total y recibiremos en gloria las bendiciones que Dios nos ha prometido.  El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo nos han dado estas bendiciones “para la alabanza de su gloria”.

(vs.6, 12, 14b).  La Salvación es por la gracia de Dios y para la gloria de Dios.  Dios no tiene que Salvar a nadie; cuando Dios Salva al pecador lo hace para Su gloria.

 

4. Oración por entendimiento (Vs.15-23).  Pablo ora para que entendamos lo que Cristo ha hecho por nosotros en cuatro aspectos importantes:

a. Para que nos de Entendimiento espiritual (vs.17-18).  Las verdades espirituales deben discernirse espiritualmente (1-Corintios 2:9-16), y este entendimiento viene solo del Espíritu.Él escribió la Palabra; Él es el único que puede enseñarnos lo que ella dice.

b. Paraque conozcamos la esperanza de nuestro llamamiento (vs. 18b).  Debido a que Dios nos escogió en Cristo antes de la fundación del mundo, tenemos una bendita esperanza por toda la eternidad, que no depende de nuestra bondad, sino de su gracia (vs.4-6).  El cristiano que no conoce su supremo llamamiento (Flp.3:14), su llamamiento santo (2-Tito 1:9), y su llamamiento celestial (Heb.3:1), nunca será capaz de andar como es digno de ese llamamiento (Ef.4:1, en donde vocación es llamamiento).

c. Para que conozcamos de las riquezas de Su herencia (vs.18c), no solo tenemos una herencia en Cristo, sino que somos una herencia para Cristo (vs.11).  La palabra «riquezas» aparece con frecuencia en Efesios sugiriendo que nada falta, nada más de lo que necesitamos.  Los cristianos maduramos en el Señor cuando aprendemos cuanto significamos para Cristo y entonces comenzamos a vivir para traer gozo a Su corazón.

d. Para que conociéramos su poder (vs.19-23).  El mismo poder que resucitó a Jesús de los muertos está a nuestra disposición.  Cristo ya ha ganado la victoria sobre el pecado, la muerte, el mundo y Satanás.  El pueblo de Dios no lucha por la victoria, sino desde la victoria.  Estamos sentados con Él en lugares celestiales, donde hay poder, paz y victoria.

 

II. Nuestra posición en Cristo  (2:1-22).

Nuestra posición determina nuestras posesiones y autoridad.  Sin importar donde este el Presidente, su posición le da poder y autoridad.  Así es con el cristiano, independientemente del lugar en donde estemos, tenemos poder y autoridad en el campo espiritual debido a nuestra posición en Cristo.

1. Resucitados y sentados en el trono  (2:1-10).

a. Lo que éramos (vs.1-3). Los pecadores están muertos espiritualmente; el hombre interior está muerto a las cosas espirituales y no puede responder a ellas.Los pecadores no solo están muertos, sino que son esclavos del mundo y viven para sus placeres y costumbres, y son esclavos de Satanás, el cual obra en la vida de los inconfesos, su táctica es darles una falsa seguridad mediante la justicia propia.  Jesús llamó a los fariseos «hijos del diablo» (juan 8:44), sin embargo, eran muy religiosos y ciudadanos de mucha reputación. Nacimos por naturaleza hijos de ira; cuando rechazamos a Cristo nos convertimos en hijos de desobediencia por elección propia, y cuando confiamos en Jesucristo, nos convertimos en hijos de Dios.

b. Lo que hizo Dios en nosotros (vs.4-9). La palabra «pero Dios» es de las más maravillosas que encontramos en la Biblia.  Dios pudo dejarnos seguir en el pecado y vivir eternamente con el diablo en el infierno, pero Él decidió salvarnos, nos dio vida, nos resucitó de la tumba del pecado y nos sacó del cementerio; y más que eso, nos hizo miembros de Cristo, nos dio vida, nos resucitó y nos hizo sentar junto con Él en los lugares celestiales.Dios lo hizo porque es rico en misericordia y grande en amor.  Misericordia significa que Dios no nos da lo que merecemos; y gracia significa que Él nos da lo que no merecemos.

c. Lo que somos ahora (vs.10). Somos hechura suya, su nueva creación (2-Cor.5:17).  Atrévase a creer que Dios obra en usted.  ¿Qué nos deparará el futuro? No lo sabemos, pero si sabemos quién tiene el futuro en sus manos.  El mismo Padre amante que nos escogió, nos llamó y nos salvó, también ha trazado un plan maravilloso para nuestra vida.

 

2. Reconciliados y colocados en el templo (2:11-22).  En la primera parte de este capítulo Pablo nos dice lo que Dios ha hecho por los pecadores en general; ahora nos habla de los judíos y gentiles en particular.  Dios no ha hecho ningún pacto mesiánico con los gentiles, sino que Dios les ha prometido a los judíos un reino.  ¿Cuál es la situación de judíos y gentiles en el programa actual de Dios?.

a. Lo que eran los gentiles (vs.11-12).  Dios hace una distinción entre judíos y gentiles (1-Cor.10:32) como raza no como individuos (Rom.10:11-13).  Los gentiles estaban sin Cristo, o sea, no tenían la promesa de un Mesías, No eran parte de la nación de Israel; es más, las leyes del A.T. ponían un gran abismo entre judíos y gentiles.  En lugar de ser el pueblo de Dios, los gentiles eran extraños, eran extranjeros, sin esperanza y sin el verdadero Dios en el mundo.  Contrasta esta triste situación con la posición privilegiada de Israel que se describe en Romanos 9:4-5.  El versículo 13 resume la condición de los gentiles «estaban lejos».  En tanto que el problema de los pecadores en general (vs.1-10) era la muerte espiritual, el de los gentiles en particular era su distancia espiritual de Dios y sus bendiciones.  Nótese en los evangelios que cada vez que Cristo ayudó a un gentil, lo hizo a distancia (Mt.8:5-13; y 15:22-28).

b. Lo que hizo Dios (vs. 13-17). «Pero ahora» en el vs 13 traza un paralelo con «pero Dios» del vs.4.  Cuando Cristo murió en la cruz rompió toda barrera que se interponía entre los judíos y los gentiles.  En el templo judío había una muralla que separaba el «atrio de los gentiles» del resto de la estructura; y sobre esta pared había un rotulo que advertía que matarían a cualquier gentil que pasara mas allá de ese punto.  Jesús derribó esa pared física porque en Él todos son hechos uno (vs.15 y Gal.3:28-29).  Derribó también la pared espiritual y acercó a los gentiles que estaban «lejos» (vs.13).  Destruyó la pared legal porque cumplió la Ley y dio término al reinado de la Ley Mosaica que separaba a los judíos de los gentiles (vs.14-15).Cristo no solo hizo la Paz entre los pecadores y Dios (Rom.5:1), sino también entre judíos y gentiles.  Tomó a los judíos pecadores y a los gentiles pecadores y mediante su cruz hizo «un nuevo hombre: la Iglesia.».

Por siglos, Dios mantuvo a los judíos y gentiles separados, los judíos enseñaban que la única manera en que un gentil podía acercarse a Dios era convirtiéndose en judío.  Ahora se revelaba la verdad de que la cruz de Cristo condena como pecadores tanto a gentiles como a judíos, pero también reconcilia a Dios en un solo cuerpo a los que creen en Jesús.

Esto nos exhorta en nuestro tiempo a aplicar la Cruz de Cristo a nuestra vida, derribando las barreras que ponemos como hombres entre las distintas comunidades y aplicar lo que Dios dice que “en Cristo todos somos hecho uno” (vs.15, y Gal.3:28-29) lo que muestra la verdadera y única iglesia universal de Jesucristo.

c. Lo que son ahora los gentiles y los judíos (vs.18.-22).  Ambos tienen acceso al Padre en el Espíritu.  Bajo el sistema judío solo el sumo sacerdote podía entrar a la presencia de Dios y eso una sola vez al año, pero en la Nueva Creación todo creyente tiene el privilegio de entrar al lugar Santísimo (Heb.10:19-25).  Tanto judíos como gentiles ahora pertenecen a la familia de Dios, y es mediante la fe en Su Sangre que judíos y gentiles son justificados ante el Padre.

Cada creyente es una piedra viva colocada en el templo (1-Pedro 2:4-8).  Los apóstoles y profetas no son el fundamento, ellos colocaron el fundamento, puesto que fueron los primeros en proclamar el mensaje.  Cristo es el Fundamento de la iglesia y la piedra angular de todo el edificio (1-Cor.3:11).  La Iglesia hoy es un templo vivo, creciente y cuando se complete, Cristo vendrá y llevará el templo a su gloria.

Dios moraba en el tabernáculo judío (Éx.40:34), en el templo de Salomón (2-Cro.7:1) y en el templo del cuerpo de Cristo (Jn.1:14; 2:18-22), y hoy en el creyente (1-Cor.6:19-20), y en la iglesia (Ef.2:21-22).  ¡Que privilegio ser la misma habitación de Dios a través del Espíritu!

 

3. Oración por capacitación (3:1-21).  Este capítulo cierra la primera parte de Efesios donde Pablo a descrito nuestra riqueza en Cristo y nos preparamos para pasar a la sección practica de nuestro andar en Cristo, pero primero hace una pausa para orar, explica su ministerio (3:1-12), e intercede por los santos (3:13-21).

 

Conclusión: Al concluir esta primera parte es importante notar las «posturas espirituales» de Pablo, por cuanto nos dan el secreto de la bendición de Dios.  

Pablo esta:

  • -Sentado con Cristo (2:6)
  • -Edificado sobre Cristo (2:20)
  • -Dobla sus rodillas ante el Padre (3:14)

Esto es lo que hace posible que:

  • -Camine (4:1)
  • -Crezca (4:15)
  • - y este firme (6:14ss) contra Satanás.

Nuestra posición espiritual en Cristo hace posible nuestro andar victorioso sobre la tierra, esto es lo que hace posible el establecimiento del verdadero Reino de los Cielos en la tierra.  Amén y Amén.

 

NOTA: Es necesario que el lector tenga la Biblia a su alcance, lea totalmente la carta a los Efesios y a medida que vaya avanzando en el estudio, lea también los versículos diferentes a Efesios, que están en color rojo. También tener en mente y hacer claridad, desde el comienzo sobre los términos "Posesión" y "Posición".