Biblia Abierta Colombia

gallery/1b_325884_t11[1]

Iglesia cristiana Integral

"Una Iglesia abierta a la nueva generación"

La Verdad acerca de El Reino de los Cielos

Cita Bíblica:  Marcos 1:14-15

Introducción:  Comencemos tomando la definición de reino, según el diccionario Kapelusz reino es el territorio gobernado por un rey.  Reino de Dios ó Reino de los Cielos según el diccionario bíblico se trata de la esfera en la que Dios reina, en la que Su voluntad es respetada y cumplida.

La Biblia desde Génesis hasta Apocalipsis presenta el Reino de los Cielos en siete fases sucesivas:

  1. El Reino como Paraíso  (Génesis 1-3)
  2. El Reino de Dios como La Teocracia en Israel  (Éxodo 19:4-6)
  3. El Reino de Dios anunciado por los profetas    (2-Samuel 7:12-16)
  4. El Reino de Dios ofrecido y rechazado en la primera venida de Cristo  (Lucas 19:11-15)
  5. El Reino de Dios que habita en los corazones de los creyentes            (Mateo 13:11; Ap.1:9)
  6. El Reino glorioso de Dios establecido sobre la tierra durante mil años  (Ap.20:1-15)
  7. El Reino eterno de Dios   (1-Cor.15:24-26; 2-Ped.3:13; Dan.7:14,27; Ap.22:3-5; 2-Tim.4:18).

 

I. El Propósito de Dios al Crear la Tierra

En el principio creó Dios los cielos y la tierra (Génesis 1:1), uno de los propósitos principales de Dios era el de colonizar la tierra con el Reino de los Cielos, el plan original de Dios era que el hombre estableciera la colonia del cielo en la tierra, o lo que es, establecer el gobierno de los cielos en la tierra, Dios quería que los cielos vinieran a la tierra y establecer una sociedad con la cultura de los cielos; llenar la tierra con esa cultura.  Por lo tanto el hombre se formaría con los valores, la moral los estándares y un estilo de vida proveniente del cielo.

Adán declaró la independencia de los cielos, Adán destruyó la relación entre los cielos y la tierra (Génesis 3:6b).  La desobediencia de nuestros primeros padres y la aparición de Satanás heredando todo lo que Adán le entregó (Lucas 4:5-6), ha tenido a la humanidad alejada del Reino de los Cielos desde la caída.

Es por esto que Jesús, el Hijo de Dios, vino a traer los cielos a la tierra.  El mensaje que predicaba Jesús era: (Mateo 4:17; 10:7)   “…Arrepentíos, porque el Reino de los Cielos se ha acercado”.

Jesús nos enseña a orar no para ir al reino de los cielos, sino para que el Reino de los cielos venga a la tierra y todo sea, así como es en el cielo (Mateo 6:9-10).

 

II. El fundamento para tener acceso al Reino de los Cielos

El reino al cual pertenecemos está caracterizado por: un territorio, idioma, valores, leyes, ideas, cultura, integridad, moral, compromiso, bandera, etc.

  • ¿A qué reino perteneces tú?
  • ¿De dónde eres tú?

Jesús dijo:  “…mí reino no es de este mundo;..mí reino no es de aquí”  (Juan 18:36), yo vine de los cielos.

La Santidad es una cultura de los cielos, no es llevar una Biblia, no es asistir a la iglesia, esa no es mi cultura (Lucas 22:30).

Cristo vino a traer el estandarte que Adán perdió, Jesús dice: “Yo, pues, asignó un reino, como mi Padre me lo asignó a mí” (Lucas 22:29).  Y así como fue asignado un reino a Cristo, Cristo lo entregará al Padre cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y toda potencia liderada por el enemigo (1-Corintios 15:24).

  • ¿Qué es lo que un padre le da a un hijo? Un padre le da a un hijo un país, un idioma, una cultura, una moral; no le dé a su hijo una religión, dale un país, dale el Reino de los Cielos.

Dios creó la familia humana creando una sola persona (Adán), nunca regresó a crear otro ser, creó solo el fundamento, la base, o sea el hombre.

La base soporta todo el peso, el techo no soporta nada.  El hombre verdadero (el fundamento) soporta toda la familia.

Cuando miras un edificio, ves lo de afuera, lo que sobresale y si le tomas fotografías, no le tomas fotos a las bases, le tomas a la parte externa del edificio.

A una persona no le dan medalla por ser solo un hombre, sino por lo que hace y es.

De acuerdo con esto el hombre terrestre está en conflicto con el hombre de los cielos.  La carga de la familia está sobre mí, que soy la base, que soy el fundamento.  Este es un hombre de verdad hablando.

Todas las instrucciones le fueron dadas al hombre (Génesis 2:15-17), no a Eva, a la mujer Dios no dio instrucciones.  El hombre no sembró el huerto, Dios puso al hombre sobre el huerto, en el Edén (Génesis 2:8).

Los arqueólogos no han encontrado el Edén, esta palabra no se traduce pero tiene un significado: Marca, Presencia, Puerta Abierta, Momento, Deleite.

El Edén es un lugar por un momento donde la presencia de Dios es una puerta abierta al cielo.  Así estaba Adán, siempre en la presencia de Dios.

Dios puso a Adán en el Edén, porque el hombre no puede funcionar sin la presencia de Dios, ni tampoco fuera del ambiente que Él creó.

Dios hizo todo primero y luego creó al hombre y lo puso en lo que hizo primero.

Ilustración:

Si usted saca algo del ambiente para el cual fue creado deja de funcionar:

  • -Saque un pez del agua y de seguro se muere.
  • -Arranque una planta de la tierra y se seca.
  • -Retire a un hombre de la presencia de Dios y funcionará mal.

Si volvemos todas las cosas a su medio y las mantenemos en el, funcionaran bien, si hacemos volver a un hombre a la presencia de Dios, a la iglesia, entonces funcionará bien y podrá cumplir el propósito para el cual fue creado.

Usted, hombre, no puede funcionar bien fuera de la presencia de Dios.

A un edificio no le ocurre mayor cosa si su techo ha sido mal diseñado, pero si sus bases son defectuosas, de seguro, se caerá.  Así mismo ocurre con la familia:

Cuando Eva fue tentada por la serpiente, no pasó nada; cuando comió la manzana, no pasó nada; pero cuando Adán comió la manzana, se destruyó el edificio, porque el fundamento había sido afectado.

 

Dios a través de la maldición (Génesis 3:17-19) dio instrucciones específicas al hombre, ahora el hombre tiene que:

-trabajar, hombre que no trabaja no es un hombre verdadero, ahora debe cultivar, sacar lo mejor, añadir valor a la tierra; Dios nunca da un producto terminado al hombre, ¿Por qué?  Porque usted hombre es un cultivador.

La mujer de sus sueños, la que está buscando, no existe, porque usted es un cultivador, la que usted busca está atrapada dentro de la mujer que usted tiene.

-Proteger: Dios le dijo a Adán protege el huerto, por eso le dio huesos fuertes, tu fuerza y fortaleza debe ser usada para proteger tu familia.

-Enseña la Palabra: Un hombre verdadero es un maestro, es por esto que Dios no le dijo a Eva nada; tu hombre eres el maestro:

Observemos esta ilustración: Nótese el orden jerárquico que Dios puso en el ser humano:

  1. Dios=              Creó al hombre y creó el Huerto
  2. Hombre=        Dios lo instruyó, lo hizo el fundamento y lo puso en el huerto
  3. Mujer=            Creada a partir del hombre, delante de cada hombre de verdad hay una mujer
  4. Matrimonio=   Es la unión entre un hombre y una mujer
  5. Familia=         Es el producto del matrimonio
  6. Comunidad=   Es la multiplicación de familias
  7. Nación=          Es la reunión de comunidades.

El hombre se apoya en Dios; la mujer, el matrimonio, la familia, la comunidad y la nación están descansando sobre la base, que es el hombre.

Si el hombre es sacado de su sitio, todo el peso recae sobre la mujer y ella no es el fundamento, por consiguiente toda la estructura colapsará.  (La mujer está adelante, el hombre la soporta desde atrás, desde abajo como base que es).

Satanás ha tenido éxito en su acometido y ha destruido hasta todo un país, con solo mover al hombre.

Es por esto que nosotros los pastores, los evangelistas, los líderes, los obreros cristianos y los siervos de Dios, tenemos una misión específica a la que hemos sido llamados y es la de traer nuevamente, hacer regresar al hombre a ocupar su sitio en la estructura diseñada inicialmente por Dios; cuando esto ocurre y el hombre regresa a ocupar el lugar en la cadena, entonces, regresa el corazón de los padres hacia los hijos y el corazón de los hijos hacia los padres, y así Dios dice que no maldecirá la tierra (Malaquías 4:6).

 

Conclusión: El propósito de Dios al crear las cosas y el Edén para el hombre, fue el de formar un entorno apropiado lleno con la cultura de los cielos, para que el hombre como fundamento o base de la familia tuviera comunión con Él para Su gloria.  Además de crear todo para que el hombre señoreara sobre esta creación, le dio el privilegio de ser el fundamento de la creación humana.

 

Nota: Para tener el concepto global del Reino de los Cielos, es necesario que usted siga consecutivamente todas las partes de este estudio, esta es la primera parte.

Click aquí para consultar la Biblia