Iglesia Cristiana Virtual 

gallery/1b_325884_t11[1]

Mision de la Biblia Abierta en Colombia

"Una Iglesia integral abierta a la nueva generación"

La desobediencia a Dios

 

 

Cita Bíblica: 1-Samuel 13:5-14

 

13:5  Entonces los filisteos se juntaron para pelear contra Israel, treinta mil carros, seis mil hombres de a caballo, y pueblo numeroso como la arena que está a la orilla del mar; y subieron y acamparon en Micmas, al oriente de Bet-avén.

13:6  Cuando los hombres de Israel vieron que estaban en estrecho (porque el pueblo estaba en aprieto), se escondieron en cuevas, en fosos, en peñascos, en rocas y en cisternas.

13:7  Y algunos de los hebreos pasaron el Jordán a la tierra de Gad y de Galaad; pero Saúl permanecía aún en Gilgal, y todo el pueblo iba tras él temblando.

13:8  Y él esperó siete días, conforme al plazo que Samuel había dicho; pero Samuel no venía a Gilgal, y el pueblo se le desertaba.

13:9  Entonces dijo Saúl: Traedme holocausto y ofrendas de paz. Y ofreció el holocausto.

13:10  Y cuando él acababa de ofrecer el holocausto, he aquí Samuel que venía; y Saúl salió a recibirle, para saludarle.

13:11 Entonces Samuel dijo: ¿Qué has hecho? Y Saúl respondió: Porque vi que el pueblo se me desertaba, y que tú no venías dentro del plazo señalado, y que los filisteos estaban reunidos en Micmas,

13:12  me dije: Ahora descenderán los filisteos contra mí a Gilgal, y yo no he implorado el favor de Jehová. Me esforcé, pues, y ofrecí holocausto.

13:13 Entonces Samuel dijo a Saúl: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios que él te había ordenado; pues ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre.

13:14 -  Mas ahora tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó.

 

 

Saúl lo tenía todo a su favor.  Era el hijo de un respetado soldado, era bien parecido y tenía un físico excelente (1-Samuel 9:2).  Y puesto que Dios lo eligió para dirigir a Israel en un tiempo cuando la nación tenía enemigos formidables, podemos suponer que también era un líder valiente y carismático. Hasta el profeta Samuel fue impresionado, y habló con admiración de Saúl en su coronación: “No hay semejante a él en todo el pueblo” (1-Samuel 10:24).

 

Pero, a pesar de todos los atributos positivos de Saúl, éste pasó gran parte de su reinado desobedeciendo al Señor.  Los errores de juicio del rey se debieron más que todo a que se creía mejor de lo que era.  Un grave error desataría una reacción en cadena de pecados, como vemos en su desesperada búsqueda de la vida de David (1-Samuel 18-26).

 

El Señor no quiere la arrogancia en el corazón de los hombres.  Cuando la persona tiene muy alto concepto de sí misma (Romanos 12:3), deja de confiar en la gracia divina para tomar sus decisiones.  Las consecuencias de esa manera equivocada de pensar son terribles.  Por ejemplo, el rey pensaba que era tan grande, que ignoró la ley de Dios y ofreció un sacrificio antes de una batalla, en lugar de Samuel.  Saúl rechazó someterse al mandamiento de Dios, y por eso el Señor le dio el reino a un hombre que sí lo haría (1-Samuel 16:13-14).

 

La soberbia aleja a una persona de los caminos del Señor.  Con cada paso en falso, los corazones arrogantes se hunden en un desierto espiritual.  Nada de valor eterno se puede encontrar en un lugar tan desolado.  Pero el Señor dará una gozosa bienvenida a sus seguidores arrepentidos.  Las bendiciones y el gozo aguardan a quienes andan en armonía con Él y buscan hacer Su voluntad.