Iglesia Cristiana Virtual 

gallery/1b_325884_t11[1]

Mision de la Biblia Abierta en Colombia

"Una Iglesia integral abierta a la nueva generación"

El negarse a uno mismo

 

Cita Bíblica: Lucas 9:23

 

                       "Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame."

 

Lea Lucas 4:1-13 y Marcos 8:34-38

Antes de abrir su Biblia, pida al Espíritu Santo que le indique lo que Él quiere que usted aprenda de estos pasajes. Luego léalos y anote sus primeras impresiones: ¿Qué preguntas tiene usted? ¿Hay algo que no está claro?

El término autonegación  parece haber comenzado a utilizarse en el año 1640, pero la práctica en sí no era nada nueva. Muchas historias bíblicas hablan de personas que fueron ejemplos de autonegación o sacrificio: para salvar la vida de su hijo y asegurarle un buen futuro, Jocabed  renunció a sus derechos como madre biológica de Moisés, y lo entregó a la hija de Faraón; Rut decidió ir a vivir a un lugar desconocido con su suegra después de que ambas quedaron viudas; y Hechos 7 describe a Esteban defendiendo la verdad del evangelio hasta el punto de morir.

Pero el ejemplo más grandioso es Jesucristo.  Él enseñó a los discípulos que, para seguirlo es necesario negarse a uno mismo (Lucas 9:23).  Pero, antes de enseñar la lección, fue un modelo de ello.  Durante su ayuno de 40 días (Mateo 4), el Señor resistió los intentos de Satanás de hacer que pecara.  Le ofreció comida, autoridad y gloria, pero Él los rechazó por causa de la justicia.  Cristo no solamente entendía la importancia del sacrificio y de la fidelidad; también comprendía los inconmensurables beneficios eternos que resultarían de tal inversión espiritual.

La vida de Cristo, en realidad, fue un ejemplo constante.  Al dejar su gloria en el cielo y nacer en un humilde establo; al convertirse en el cordero expiatorio; y al pagar el precio de nuestros pecados en la cruz, siendo Él inmaculado, nos ejemplificó el significado de negarse a uno mismo.

Cristo dijo que, para ser su seguidor, hay que negarse a uno mismo. Pero, antes, fue un modelo de ello.

 

Reflexione.  Escriba sus ideas en su diario personal.

Podríamos pensar que este concepto está ceñido a la vida cristiana, pero la autonegación no es un concepto extraño para los no cristianos.  En realidad, actuar de la mejor manera en casi cualquier campo requiere, por lo general, disciplina, sacrificio e interrupción durante un tiempo de lo que nos agrada.  Sin embargo, cuando la autonegación se saca del contexto de la enseñanza de Cristo, negarse a uno mismo puede tener un efecto contrario al propósito del Señor.  Cualquiera, de hecho, puede caer en esta trampa, incluso los cristianos.

Por ejemplo, hay personas que ayunan, buscando experiencias monásticas, o se privan de cosas en sus hogares, en sus dietas y en sus estilos de vida por religiosidad.  También están quienes se dedican con empeño al activismo social y a la defensa de los menos favorecidos, a la política o la defensa del medio ambiente; pero al examinar tales sacrificios, estos son a veces —justa o injustamente— catalogados como de “falsa humildad”.  La gente que rodea a estas personas no puede dejar de preguntarse si el objetivo de realizar tales cosas sea jactarse de lo que han hecho.  ¿Cómo se compara el sacrificio personal con el sacrificio que practicaba Jesús?

Aunque las actividades antes mencionadas no son intrínsecamente malas, pueden ser usadas para recibir aprobación y admiración, o para aparentar santidad. Jesús no estaba propugnando la austeridad, la tortura o el legalismo.  Él nos creó para que tengamos gozo y nos deleitemos en sus bendiciones, pero no a expensas de otros o en detrimento de su reino.  La autonegación debe proceder de la humildad, la piedad y la abnegación verdaderas.  Como cristianos, no debemos restar importancia, ni tampoco glorificar el llamado a reemplazar nuestros deseos y nuestra voluntad, por los deseos y la voluntad del Señor.

 

Responda

¿Cómo reacciona, en general, ante situaciones como las siguientes?

Un familiar le llama mientras usted está viendo su programa de TV favorito.
Usted está esperando en la fila en el banco, y uno de los cajeros está charlando con un cliente.
Su compañero de trabajo es quien recibe el crédito por un proyecto al que usted dedicó muchos esfuerzos.

Cada día, usted tiene oportunidades de elegir entre buscar gratificación o buscar humildad.  Algunos sacrificios parecerán más dolorosos que otros, pero en cada caso, Dios le dará las fuerzas que necesite.

La autonegación debe proceder de la humildad, la piedad y la abnegación verdaderas.

 

Repase

Reflexione en cuanto a Filipenses 2:3-4 y Santiago 4:10.  Escriba algunas maneras específicas de cómo negarse a uno mismo. ¿Qué cambios tendría que hacer en su vida?
Considere tales modificaciones a estas tres situaciones hipotéticas:

Usted decide renunciar a su programa favorito para llamar a un familiar que se siente solo.
Deja que la persona que está detrás de usted en la fila en el banco se le adelante.
Recibe elogios por un trabajo bien hecho, y luego da la gloria a Dios.

Piense en gente a su alrededor que demuestra abnegación poniendo a otros en primer lugar.  Haga un esfuerzo por darle las gracias.