Iglesia Cristiana Virtual 

gallery/1b_325884_t11[1]

Mision de la Biblia Abierta en Colombia

"Una Iglesia integral abierta a la nueva generación"

Curso Básico y Práctico para el Bautismo en Agua

Iglesia Cristiana de la Biblia Abierta

Índice

Nota: Desarrolle una lección cada día.

  1.  ¿Está usted seguro de haber sido salvo?
  2.  ¿Qué es el Bautismo en Agua?
  3.  ¿Qué significa el Bautismo en Agua?
  4.  ¿Quiénes deben bautizarse en Agua?
  5.  ¿Qué requisitos debo cumplir para ser bautizado?
  6.  ¿Si yo ya fui bautizado antes, debo volver a hacerlo?
  7.  ¿Puede el bautismo salvar?
  8.  ¿Qué beneficios y responsabilidades tengo en la iglesia al bautizarme?
  9.  ¿Si la fe en Cristo es la que salva, por qué debo bautizarme?
  10.  ¿Quiénes deben presenciar mi bautismo?
  11.  ¿Qué cambios debe haber en mi vida al bautizarme?
  12.  ¿Qué tipo de ropa debo usar para bautizarme?
  13.  ¿Qué debo hacer después de bautizarme?

 

Observación: Preguntar si ya todos han confesado a Jesucristo como Salvador o si ya han hecho la Oración de Fe. Hacer un recuento del porque el hombre necesita ser Salvo de la esclavitud ejercida por Satanás sobre la humanidad no creyente.  Los que se preparan para el Bautismo en Agua deben estar seguros de ser Salvos. Si usted considera necesario haga que todos los alumnos se arrepientan de sus pecados y confiesen con su boca a Jesús en Oración de Fe.

 

Introducción: Cuando venimos a Jesucristo arrepentidos por nuestros pecados, experimentamos un Nuevo Nacimiento.  Cuando nacemos de nuevo, en nuestro corazón recibimos la presencia de Dios mismo.  Después del arrepentimiento y de haber hecho a Cristo nuestro Señor y único y suficiente Salvador, debemos dar el siguiente paso en nuestra vida cristiana, ese paso consiste en pasar por las aguas, o sea, el BAUTISMO EN AGUA.

 

1- La Salvación

I. ¿QUÉ ES LA SALVACIÓN?

La Salvación es la obra hecha por Jesucristo en la Cruz, por medio de la cual se muestra el amor de Dios en la humanidad (Efesios 2:8-9).

 

II. PASOS FUNDAMENTALES PARA RECIBIR LA SALVACIÓN

A. CONOCER el plan de Salvación (Oseas 4:6): Consiste en aferrarse o adherirse a JESUCRISTO, que es el único camino para llegar a Dios (Juan 14:6).

B. CREER en el plan de Salvación. (Romanos 1:16-17; Juan 3:16; 1-Juan 5:10-13).EL EVANGELIO es anunciado para SALVACIÓN a todo el que CREE en el SEÑOR JESUCRISTO.

Todo ser humano necesita ser salvo de la esclavitud del pecado ejercida por Satanás desde de la caída de Adán y Eva, cuando ellos entregaron Satanás toda la creación que Dios les había dado para señorear. (Génesis 3:19; Lucas 4:6).

C. CONFESAR el plan de Salvación (Romanos 10:9-10).Es necesario confesar con nuestra boca que Jesucristo es el ÚNICO MEDIADOR entre Dios y los hombres.

D. ARREPENTIRSE de todos los pecados (Proverbios 28:13).

E. CONFESARLOS a Dios (Proverbios 28:13).

El arrepentimiento es tomar conciencia de las faltas y pecados que Dios dice que no le agradan y confesarlos y prometerle a Dios dejarlos atrás y no volver a cometerlos.

F. CUIDAR la Salvación (Hebreos 2:1-3).Es necesario que la persona GUARDE y CUIDE lo que ha recibido (Hebreos 10:26-27) y (Filipenses 2:12).

 

III. RESULTADOS DE LA SALVACIÓN

A. PERDON.Toda persona que se ARREPIENTE Y CONFIESA sus faltas al Señor Jesucristo recibe el perdón por sus pecados (Hechos 10:43) y:

ANDA en vida nueva (Romanos 6:4).

ANDA de Día (Romanos 13:13).

ANDA en Santidad (2-Pedro 3:11).

ANDA con vestiduras Blancas (Apocalipsis 3:4).

B. JUSTIFICACIÓN.  Es el ACTO soberano de Dios en el cual nos hace ver JUSTOS a través de Su Hijo JESUCRISTO (Romanos 5:1-2).  Lo cual nos hace sentir la verdadera PAZ que sobrepasa todo entendimiento humano (Filipense 4:7).

C. REGENERACIÓN (Tito 3:5).  Al regenerarnos cambiamos totalmente porque la SANGRE de CRISTO se lleva toda nuestra carga y pasamos de estar muertos en pecado a ser nuevas criaturas en Cristo (2-Corintios 5:17).

D. ADOPCIÓN (Juan 1:9-13).  Recibimos el derecho de ser HIJOS DE DIOS herederos de sus promesas. Nos hacemos sus hijos por Su Gracia soberana no por obras que hagamos (Gál. 4:4-7).

 

2. ¿Qué es el Bautismo en Agua?  Cita Bíblica: Romanos 6: 1-14

El Bautismo en Agua es la confesión pública que cada nuevo creyente hace para confirmar ante Dios su decisión de estar siguiendo a Cristo.  El acto del bautismo sella un pacto entre Dios y el Creyente.

Esta ceremonia consiste en entrar en un estanque con agua sumergiéndose totalmente, simbolizando en nuestro cuerpo la sepultura y muerte a la vida vieja, y saliendo del estanque, purificado por el agua, con vestiduras blancas, totalmente limpio, simbolizando la resurrección a una nueva vida para vivir con Cristo.

El bautismo simboliza la limpieza espiritual o la purificación.

El bautismo en agua es un mandato a todo creyente y es un acto físico que expresa una verdad espiritual.

Es el testimonio público de que se está valiendo de la obra de Cristo. Como Cristo murió al pecado, por tanto el que se bautiza, muere simbólicamente al pecado.  La persona que se bautiza declara que vivirá para Jesús como discípulo (Gálatas 2:20).

En otras palabras, es literalmente ponerse de acuerdo con Dios en que se está muerto por Cristo a los principios del pecado y muerte, y ahora se está vivo en Cristo para Dios.

A.-El bautismo en agua es sinónimo de sepultura y resurrección.  La Biblia nos indica esto cuando enseña que el cristiano es completamente sepultado dentro del agua.

"Sepultados con él en el bautismo, en el cuál fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos" (Colosenses 2:12) y (Gálatas 5:24).

B.-Al sumergirnos en el agua, morimos juntamente con Cristo, pero al salir, somos resucitados con Él y estamos preparados para vivir una nueva vida.  Las personas que han creído en Jesús como su Señor y Salvador, y se han identificado con Él, en Su muerte y resurrección por medio del bautismo en agua, han sido liberadas del poder y de la esclavitud del pecado (1-P.3:20-21).

 

3. ¿Qué significa la celebración del Bautismo en Agua?

A. La palabra bautizo tiene sus raíces en el vocablo griego “Baptizo” o “Bapto-iz”:

“Bapto” que traduce “Sumergir o hundir” algo o alguien en un líquido o agua.

“iz”es una sílaba que se agrega para dar la idea de que algo o alguien lleven a cabo la acción del verbo “Bapto”.

Por lo tanto, el bautismo debe llevarse a cabo sumergiendo totalmente a la persona dentro del agua, esta es la forma de bautizar que se relata en la Biblia.

Las escrituras respaldan este método:

En Mateo 3:5-6,11, Juan bautiza en el Jordán.  El bautizo en agua no fue idea del hombre o de la iglesia, sino de Dios.

En Mateo 3:13-17 Jesús se bautiza en agua para cumplir toda justicia. Jesús siempre debe de ser nuestro modelo; si el bautismo no tuviera importancia, Jesús no se habría bautizado, Jesús siempre hizo la voluntad de Su Padre.

B.- El bautismo en agua es vestirnos con Cristo. Gálatas 3:27 lo dice claramente:

      "...Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos".

El bautismo no es una obra para salvación que deba hacerse antes de nacer de nuevo. (Tito 3:4-7)

      "Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna".

La idea dada por las escrituras es la de Lavamiento como ocurría con los sacerdotes del Antiguo Testamento. (Éxodo 29:4)

C.-El único requisito espiritual para poder recibir el bautismo en aguas es haberse arrepentido de sus pecados y haber recibido a Jesús como su Señor y Salvador. (Hechos 2:37-38, 41; 8:35-38; Marcos 10:37-40).

 

4. ¿Quiénes deben bautizarse?

Dice en el evangelio según San Marcos 16:16 que todos los creyentes en Jesús, deben ser bautizados. Esto también se repite en el evangelio según San Mateo 28:19, allí dice: “...haced discípulos... bautizándolos...”

De estos pasajes vemos que hay una sola cosa que el candidato al bautismo debe cumplir para poder ser bautizado: creer (tener fe, confianza) en la persona de Jesús.

Nadie puede ser bautizado si antes no confiesa con sus labios y hechos de que es un seguidor de Jesucristo.

Esta es la razón principal por la cual Dios no quiere que los bebés sean bautizados, un bebé no puede decir con sus labios que desea amar y servir a Jesús, ellos no hablan, ni toman decisiones.

Algunos preguntan si hay una edad a partir de la cual un niño puede ser bautizado, la respuesta es que en la Biblia no se establece una edad, ella solo exige que la persona que desea bautizarse tenga la capacidad de confesar públicamente su relación con Jesús.

En otras palabras, la Biblia dice que el que desea bautizarse debe estar consciente de lo que está haciendo.

En la Iglesia primitiva los que se bautizaban eran hombres y mujeres adultos, no se bautizaban a los niños (Hechos 8:12, 13,16).

Entonces ahora tenemos una razón por la cual no es correcto bautizar a los bebés o niños, ellos no tienen la capacidad de creer o no están conscientes de lo que están haciendo.

El Bautizo es personal, nadie puede confesar por otro su fe en Cristo.

 

5. ¿Qué requisitos debo cumplir para ser Bautizado?

Como vimos en la pregunta anterior (según Marcos 16:16), el candidato al bautismo solo debe cumplir un requisito: CREER EN JESUCRISTO.

Algunos piensan que no puede ser que Dios para perdonar nuestros pecados y darnos la vida eterna, no exija nada más. Sin embargo, la Biblia nos enseña en Efesios 2:8 y 9, que la vida eterna es “un regalo” (la palabra “gracia” significa: regalo inmerecido), que el hombre no puede ganar (lea el versículo.9). De igual modo, la vida eterna (por ser un regalo de parte de Dios), tampoco el hombre se lo merece, por más “bueno y correcto” que socialmente sea o aparente ser.

Jesús dijo en Mateos 5:48, que para entrar al cielo debíamos ser perfectos como el Padre (2-Tim.3:16-17).

Lo anterior significa no tener pecado. Ahora bien, ya sabemos que el hombre no tiene la capacidad de quitarse los pecados por sí solo. El ser humano, no puede dominar sus pensamientos con los cuales comete pecado.

Por otro lado, la Biblia afirma en muchas ocasiones que Dios es amoroso y misericordioso, y nunca quiso castigarnos. Pero también afirma que, Dios es un Dios Justo y por lo tanto debe castigar todo lo que está contra él. Dios debe demostrar su justicia castigando sin excepciones al hombre y a la mujer que le da la espalda con sus hechos y/o palabras. Planteado así vemos que existía en el cielo, un terrible problema: ¿cómo tener misericordia del hombre pecador sin dejar de hacer justicia?

Dios resuelve éste problema enviando a Jesucristo, el eterno Dios-Hombre, para cargar sobre Él el pecado, el castigo de la humanidad. Esto está expresado muy bien en Isaías 53:6. Jesús debió ofrecerse voluntariamente para morir en la cruz, a fin de que cualquier persona pudiera recibir el perdón de todos sus pecados. Nadie queda excluido de recibir gratuitamente este regalo de parte de Dios.  No importa la gravedad social del pecado cometido. Dios no hace “escalas de pecados”, para Él, todos merecemos el regalo de la vida eterna; lo único que exige es que tengamos fe, confianza en sus palabras.

El regalo no se compra con buenas acciones, donaciones o cumplimientos de rituales religiosos, se recibe gratuitamente.

Por si alguno de los candidatos al bautismo, todavía tenga dudas, deseamos aclarar una vez más los pasos imprescindibles que toda persona debe dar para recibir la vida eterna. Ellos son los siguientes:

· Reconocer que es pecador. Usted debe aceptar consciente y emocionalmente que hasta aquí ha vivido de espaldas a Dios.

· Arrepentirse de sus pecados. Esto significa tomar la firme determinación de cambiar de actitud, de llevar (con la ayuda de Dios) una vida controlada por Dios.

· Pedir perdón confesando sus pecados. Eso implica pedir piedad por cada uno de los que se acuerde que cometió en el pasado.

· Aceptar a Jesucristo como el único que puede salvar y gobernar en tu vida. Usted debe estar convencido totalmente de que el único camino para lograr la salvación es Jesucristo. No hay iglesia, “santo”, o ritual que produzca la salvación de su alma. Solo la persona de Jesús es el medio por el cual sus pecados han sido perdonados (Juan 14:6).

Si usted ha cumplido estos pasos entonces puede bautizarse.

Su obligación como cristiano es entender lo que está haciendo; de otra manera si usted no sabe lo que está haciendo ni por qué lo hace, éste acto se convierte en un rito mas, en vez de ser algo que le sirva de crecimiento para su vida cristiana.

 

6. ¿Si yo ya fui bautizado antes, debo volver a hacerlo?

La base para responder ésta pregunta, la encontramos en lo que vimos en la pregunta anterior. Podemos responder así:

Si usted se bautizó después de haberse arrepentido y creído en Jesucristo, no necesita volver a hacerlo.  Si se apartó del Camino, usted debe pedirle perdón a Dios.  Si lo hace sinceramente, Dios le restaurará con los mismos derechos y reconociéndole todo lo que ya hizo, incluyendo el bautismo. Por eso no hace falta que se vuelva a bautizar.

Si se bautizó sin saber lo que hacía, es decir, sin haberse arrepentido y sin creer en Jesucristo, usted necesita bautizarse de nuevo.

Si usted fue bautizado de bebé, de nada le sirvió. Es importante que nos demos cuenta que el bautismo debe ser un acto consciente, producto del deseo de obedecer a Jesucristo a quien hemos reconocido como Salvador y Señor de nuestra vida.

 

7. ¿Puede el bautismo salvar?

Definitivamente NO, lo único que puede salvar es Jesucristo, como dice la Biblia en Hechos 16:31:  ”Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo...”. Como consecuencia de esta fe, el carcelero y su casa fueron bautizados.  Su salvación, sin embargo, no estaba basada en el bautismo, sino en creer lo que Jesucristo había hecho en la cruz.

Solo la fe, la confianza en Jesucristo es la que permite que Dios nos declare inocentes, nos perdone los pecados cometidos y nos regale la vida eterna.

Otro ejemplo: Lucas 23:41 al 43.  El ladrón de la cruz creyó en Jesucristo y Él lo llevó al cielo ese mismo día.  Ese ladrón no pudo pasar por las aguas del bautismo.

Definitivamente usted debe saber que: el bautismo es un acto exterior que muestra lo que ocurrió dentro de nosotros cuando creímos en Jesucristo y nos entregamos a Él.

Nada podrá salvarnos ni sustituir el requisito que Dios ha puesto de creer en su Hijo Jesucristo para ser salvos (Hch.4:12).

También hay que tener en cuenta que las aguas del bautismo no tienen poder sanador o curativo.  Solamente la fe en Jesucristo es la que Sana y Salva.

 

8. ¿Qué beneficios y que responsabilidades tengo en la iglesia al bautizarme?

Algunos de los beneficios son:

- Cobertura espiritual. Siempre habrá alguien para ayudarle, confortarle.

- Podrá tener voz y voto en las asambleas de la iglesia local.

- Podrá participar del pan y de la copa en la Cena del Señor.

- Usted podrá servir a Dios. Le serán reconocidos sus dones y los podrá desarrollar con libertad.

Por supuesto que estos beneficios deben ir acompañados de las responsabilidades que tenemos como miembro del cuerpo de Cristo. Algunas de ellas son:

- Guardar el buen testimonio delante de Dios y de los hombres.

- Asistir y participar regularmente a las reuniones de la iglesia. (Hebreos 10:25).

- Mantener sujeción a los pastores y a las autoridades de la iglesia.

- Orar por la iglesia, por los pastores y por los miembros de la misma.

- Comunicar el mensaje de salvación. Usted tiene la responsabilidad de hablar a otros acerca de Jesucristo en la vida diaria. En forma especial debe llevar el mensaje a los parientes, amigos, compañeros, vecinos y conocidos.

- Apoyar la obra del Señor económicamente con su ofrenda.

- Ayudar a que la visión de la iglesia para ganar a las multitudes, sea realizada.

Usted debe aprender a Ganar, Consolidar, Discipular y Enviar. Para poder ser capacitado no deje de integrarse en esta misma semana a un Centro de Adiestramiento en la iglesia en la que se congrega.

 

9. ¿Si la fe en Jesucristo es la que salva, por que debo bautizarme?

En Mateo 28:19 dice: “...id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo...” y también en Marcos 16:15 y 16 dice:

“...Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere será condenado”. Es decir, una vez que una persona ha creído en Jesucristo debe bautizarse como una prueba de obediencia al mandato de nuestro Señor. Mucha gente encuentra difícil de entender ésta orden y por eso le cuesta trabajo obedecerla. Sin embargo, Dios desea que le obedezcamos aunque no entendamos. El hombre siempre desea entender algo antes de creer en ello, pero Dios ha establecido un sistema diferente como dice en Isaías 43:10 “Vosotros sois mis testigos, dice Jehová,... para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo mismo soy...”. Primero creer y luego entender.

Quizás el pasaje bíblico que mejor nos habla acerca del significado del bautismo y lo explica, lo encontramos en el libro de Romanos capítulo 6.

Aunque la palabra bautismo solo se menciona una vez en todo el capitulo, sin embargo, la información presentada, explica de una manera muy completa, lo que ha pasado en nuestras vidas.

Versículos 3 y 4 dicen: “¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizado en Cristo Jesús, hemos sido bautizado en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con Él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva”.

En éste pasaje, el bautismo hace las veces de muerte y sepultura al mismo tiempo.

Éste es uno de los conceptos fundamentales de la vida cristiana: hemos muerto a la vida pasada (de pecado) y ese hombre viejo fue sepultado también. Así lo dice Romanos 6:6:

      “...sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado”.

Usted debe entender esto: cuando entregó su vida a Jesús, el viejo hombre murió, es decir, su vieja naturaleza que era esclava del pecado murió.  En el bautismo, usted está asistiendo a un funeral: al suyo propio. Bueno, en realidad por medio de esta litúrgico está exteriorizando lo que ya sucedió en su interior. En forma simbólica usted está diciendo “yo ya he sido enterrado, el viejo hombre que era, ha sido sepultado.  Lo que era antes de conocer a Jesús, fue crucificado juntamente con Cristo”.  Sin embargo, el bautismo no solo significa la muerte y sepultura del hombre viejo, sino algo más grande e importante: usted fue resucitado con Cristo a una nueva vida.  Es por  por esto el bautismo debe ser por inmersión (sumergir).  Si usted estuviera muerto, no podría salir del agua, pero, por el hecho de que el bautismo es un simbolismo de lo que pasó en su vida, usted sale del agua para andar en vida nueva.  Así lo dice el versículo 4 y 5  

           “Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, 

            así también lo seremos en la de su resurrección”.

En conclusión: Cuando entregamos nuestra vida a Cristo, sucedieron varias cosas al mismo tiempo:

1. El hombre viejo, esclavo del pecado fue crucificado juntamente con Cristo. En forma definitiva, murió y fue sepultado.

2. Como Cristo resucito y anduvo después en plenitud de vida, del mismo modo, usted que ahora es un nuevo hombre, una nueva creación (que resulta del nuevo nacimiento que le da su fe en Cristo), ha empezado a vivir una vida llena de Dios. Ahora puede caminar por la vida siendo un vencedor pues ha sido revestido con la victoria de Cristo.

Otro aspecto importante lo dice la Biblia en los siguientes versículos de Romanos 6:9 al 16:

         “...sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él. 

         Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; más en cuanto vive, para Dios vive. 

        Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. 

        No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; 

        ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de inequidad, 

        sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios 

        como instrumento de justicia. Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley 

        sino bajo la gracia”.

      “¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavo para obedecerle, sois esclavo de aquel a quien obedecéis, 

         sea al pecado para muerte, o sea la obediencia para justicia?”.

Usted ya sabe que un esclavo es una persona que está bajo la dependencia absoluta de otra que le ha comprado.  Es decir, antes, su vida era esclava del pecado, pero ahora, habiendo hecho a Jesucristo el Amo absoluto, el Señor de su existencia, el pecado ya no tiene poder sobre usted. Del mismo modo que cuando un esclavo muere, deja obviamente de obedecer y servir a su Señor, así mismo el cristiano que ha muerto al pecado, hace que éste (el pecado) ya no pueda enseñorearse de él.  Usted ha sido creado de nuevo.  En Efesios 4:24 dice que ha sido “...creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad”.  Ahora sí puede libremente servir a la justicia, servir a Dios.  El bautismo muestra éste cambio en la vida de las personas.

 

10. ¿Quiénes deben presenciar mi bautismo?

El bautismo, además de ser un acto de obediencia, es un acto de testimonio:

· Para el mundo, la sociedad, las personas que conoce: por medio de este acto, usted está expresando en una forma gráfica que ha muerto y ha pasado a una nueva vida: la vida eterna de Dios. Por eso es importante que usted invite a sus parientes, amigos, vecinos y conocidos. Aproveche el acto de obediencia para Ganar a sus relaciones diarias.

· Para Satanás y sus huestes: por medio del bautismo usted le dice: “sé que el hombre viejo, que era esclavo tuyo, ha muerto y que ahora soy una nueva criatura sobre la cual no tienes más autoridad”. Con sus palabras y sus hechos demuestre que Satanás ha perdido a otra persona. Declare y trabaje para que muy pronto otras personas de su familia crean y se bauticen.

· Para nosotros mismos: Recordando que el hombre viejo fue destruido y por el amor de Dios ahora hemos resucitados juntamente con Cristo. Ello significa que ya tenemos derecho y seguridad de que vamos (muy pronto) a sentarnos en lugares celestiales. Por supuesto recuerde que ya hemos dicho que nuestra salvación y vida eterna la hemos recibido gratuitamente, no la ganamos ni la compramos.

En definitiva, creemos que Dios, en su inmensa sabiduría, dispuso éste mandato para que tuviésemos una ilustración, un ejemplo tangible, visible, de lo sucedió espiritualmente en nuestras vidas al someternos a Jesucristo. De éste modo podemos entender más claramente lo que significa entregar nuestra vida a Jesucristo y confesarlo como nuestro único Salvador y Señor.

 

11. ¿Qué cambio debe haber en mi vida al bautizarme?

Bueno, en realidad el cambio debió comenzar a ocurrir desde que usted entregó su vida a Jesucristo.  Sin embargo, a veces por falta de conocimiento de lo que Dios quiere, seguimos haciendo cosas o conservamos costumbres que no van de acuerdo con lo que la Biblia enseña.  Aquí presentamos algunas áreas para que examine su vida y de acuerdo con la Palabra de Dios, decida lo que debe hacer.  Es muy importante que vea esto como áreas que Dios quiere cambiar en su vida y que está dispuesto a ayudarle a cambiarlas.  Solo hace falta que usted se decida a obedecer a Dios.  No piense o diga que no puede hacerlo,  si usted confía en el Señor Jesús y está persuadido de que Dios es fiel para guardar su palabra, entonces podrá libremente exclamar:

               “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13) y

               “...en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.” (Romanos 8:37).

Veamos las áreas:

a. Lenguaje:Su forma de hablar refleja lo que hay dentro de usted lea lo que dice Mateo 12:34. Por eso, la Palabra de Dios dice: “ninguna palabra corrompida salga de los oyentes” (Efesios 4:29). En Santiago 3:9 al 11 lo expresa así: “De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así”. En otras palabras: no podemos bendecir a Dios y maldecir a los hombres.

Dios desea que nuestro lenguaje refleje el amor que Él ha puesto en nuestras vidas y su presencia misma dentro de nosotros. Por tal motivo Dios nos aconseja que nos despojemos de nuestros malos hábitos de insultos, groserías, chismes, murmuraciones, dobles sentidos, etc. (Colosenses 3:8 al 10).

b. Comportamientos con otros:El cristiano debe mostrar amor hacia otros. Dios es amor (1° Juan.4:8) y esa naturaleza, En la puso en nosotros (Romanos. 5:5). Nuestra relación con los demás debe reflejar el compromiso que hemos hecho con Jesús. Los siguientes dos pasajes amplían esta idea:

“Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a el mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.” (Filipenses 2:3 y 4).

“... Y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Airaos, pero no pequéis, no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo. El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga que compartir con el que padece necesidad.” Efesios 4:24 al 28

En general, la idea es actuar como lo haría Jesús en nuestro lugar. Recuerde que aunque la situación se vea muy difícil, Dios está listo para respaldarlo en cada paso que dé para mejorar su vida cristiana.

c. Su cuerpo: Usted es casa, templo del Espíritu Santo. Dios escogió su persona para hacer su morada. Si tiene esto presente, se dará cuenta porque es importante que cuide su cuerpo y lo mantenga en buenas condiciones. Evite cualquier cosa que pueda afectar la salud de su cuerpo. Por ejemplo recuerde que si fuma, se droga, o es alcohólico, eso está dañando el templo donde habita el Espíritu Santo. De igual modo acontece si usted no atiende a las instrucciones del médico. Sea prudente y sabio al cuidar su cuerpo. Recuerde lo que Dios dice en Su Palabra:

“¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros,

el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?” (1° Corintios 6:19),

“¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere

el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois

vosotros, santo es.” (1° Corintios 3:16 y 17).

d. Relación con Dios: Esta es la parte más importante y fundamental para alcanzar todo lo que Dios desea darle en su vida cristiana. Si la mencionamos al final de ésta pregunta no es porque sea la menos importante, sino para que quede mejor grabada en la mente de los que lean este apunte. La Palabra dice que el primer y más importante mandamiento es:

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas”  (Marcos 12:28 al 30).

Así pues, el amar a Dios debe ser el centro de toda su vida cristiana. Al entregar la vida a Jesús, ha hecho una decisión y un compromiso de poner a Dios en primer lugar, por encima de cualquier cosa y, muy especialmente, por encima de aquellas cosas que puedan ser desagradables a Dios.

Como dice la Palabra de Dios:

“Fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosa corruptibles como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo...” (1° Pedro 1:18 y 19),

“Porque habéis sido comprados por precio; glorificad pues a Dios en vuestros cuerpos y vuestro espíritu, los cuales son de Dios.”(1° Corintios 6:20).

Por lo tanto, quite todo aquello que se interponga en su relación con Dios. En primer lugar elimine todas aquellas cosas que son abominables delante de Dios. Si usted desea andar con Dios, debe hacerlo como Él dice que ande. Recuerde lo que dice: 

Amos 3:3: “¿Andarán dos juntas sino estuvieren de acuerdo?” y también en 2- Cor.6:14b:

“¿Qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿y qué comunión la luz con las tinieblas?”.

A continuación mencionaremos algunas cosas que Dios aborrece y que debemos quitar de nuestras vidas. La lista no es exhaustiva, sino que menciona las más comunes. Su responsabilidad es detectar aquellas otras cosas que puedan estar impidiendo o estorbando su andar con Dios:

A. La Idolatría: La Biblia lo llama adulterio o fornicación espiritual y fue la causa principal de que Israel recibiera el juicio de Dios sobre ellos. Dios fue muy claro cuando le dijo a Israel: 

“Yo soy Jehová tu Dios, que te saque de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre. No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en la aguas debajo de la tierra. No te inclinaras a ellas, ni las honrarás...” (Éxodo 20:2 al 5). 

Dios no desea que su pueblo se haga ninguna imagen o ídolo para adorar, ni aún de Él mismo. Esto sería una forma de limitar a Dios.

En el Nuevo Testamento la situación no cambia. En Hechos 15:20 dice: “...que se aparten de la contaminación de los ídolos”. Otros pasajes importantes con respecto a esto son: 1° Corintios .10:14: 

           “Por tanto, amados míos, huid de la idolatría”.  2° Corintios.6:16: 

            “¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente ....

Si alguna persona no sabe lo que es un ídolo, la palabra ídolo significa: toda persona, cosa o imagen que se interpone entre Dios y el hombre. 

Así que deshágase de todos los ídolos o imágenes que posea, sean de yeso, madera u oro. No tenga participación con estos instrumentos de Satanás, es decir no les ore, ni se incline ante ellos. Recuerde siempre que NO necesita estas cosas, ahora tiene a Jesucristo como mediador entre usted y Dios, como dice la Biblia: 

         “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,...” (1° Timoteo.2:5).

B. El Ocultismo: Todo lo relacionado con las fuerzas ocultas debe ser echado fuera de su vida. La Biblia dice:

“No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas,...” (Deuteronomio 18:10 al 12).

Usted debe dejar todo lo que tenga que ver con: horóscopos, lectura de cartas o de la borra del café, tarot, lectura de la palma de las manos y en general, todas las formas de adivinación. Apártese de la hechicería, brujería, de la parapsicología, del control mental, de los Rosacruces, de la meditación esotérica, yoga, etc.

En forma muy especial, abandone toda asistencia a sesiones de espiritismo, magia, curanderismo, umbanda, o ritos afroamericanos, etc.

Es importante que entienda bien que lo anterior, es necesario, imprescindible para que Dios pueda derramar sus bendiciones sobre usted. No permita que Satanás estorbe este anhelo de Dios. No se trata de una serie de prohibiciones para restringir su libertad, sino se trata de que usted sepa las cosas que a Dios no le agradan.

 

12 ¿Qué tipo de ropa debo usar para bautizarme?

En realidad, no hay ninguna indicación al respecto en la Biblia. A Dios no le interesa tanto el aspecto exterior de su vestimenta al bautizarse, como el aspecto interior de su vida. Ya vimos que la única exigencia para el bautismo es que usted crea en Jesucristo como su único y suficiente Salvador, y que le haya entregado su vida. Cuando usted tomó esta decisión, entonces Dios lo vistió interiormente, como lo expresa la Biblia:

           “En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió

             con vestiduras de salvación, me rodeo de manto de justicia...” (Isaías 61:10).

En el Nuevo Testamento, los ejemplos de bautismos relatados en el libro de los Hechos, indican que la gente era bautizada tal como estaba vestida.  En la actualidad, en algunas ocasiones, se le da túnicas blancas a los bautizantes,

para que todo sea más uniforme y tratando de simbolizar la purificación que Dios hizo interiormente en nosotros. Pero no es necesario, ni indispensable usar la túnica, usted puede ser bautizado con la ropa que lleva puesta. A continuación permítanos darles algunas indicaciones que le pueden ayudar en este aspecto:

1- Use ropa que no encoja, ya que si encoge la va a echar a perder al meterse al agua.

2- No use ropa que se transparente al mojarse. Si va a usar túnica, asegúrese de ponerse algo debajo de la túnica que no

sea transparente al mojarse con el agua.

3- No use ropa de baño.

4- Lleve una muda de ropa (completa) para cambiarse después del bautismo y también un toallón y peine.

 

13- ¿Qué debo hacer después de bautizarme?

Inmediatamente después de pasar por las aguas del bautismo, el creyente tendrá gozo abundante por haber dado testimonio público de su fe en Jesucristo. Esta decisión tomada abrirá las puertas como hijo de Dios, podrá recibir la Santa Cena y le dará la confianza y seguridad para participar en todas las actividades de la iglesia y participar activamente en el ministerio al cual ha sido llamado.

El paso a seguir es comenzar a estudiar formalmente la Palabra de Dios con responsabilidad involucrándose en los cursos establecidos de enseñanza e instituto bíblico y hacer la Gran Comisión obedeciendo el mandato dado por Dios en Mateo 28:18-20.

 

CONCLUSIÓN:

El bautismo en agua es un mandato a todo creyente y es un acto físico que expresa una verdad espiritual.

Es el testimonio público de que se está valiendo de la obra de Cristo.  Como Cristo murió al pecado por tanto el que se bautiza, muere simbólicamente al pecado.  La persona que se bautiza declara que vivirá para Jesús como discípulo.

                 "Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mi; 

                  y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, 

                  el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí"(Gálatas 2:20).

En otras palabras, es literalmente ponerse de acuerdo con Dios en que se está muerto por Cristo a los principios del pecado y muerte, y ahora se está vivo en Cristo para Dios.

_____________________________________________________________________________________________________ 

 

PRUEBA

Ahora que tú has aprendido sobre el bautismo en agua, esta tarea te ayudará a poder complementar tus conocimientos respecto de este tema y no solamente eso, sino que dejamos la invitación abierta para que tú des este paso de fe y obediencia al Señor.

1.-Escribe y memoriza el versículo de Romanos 6:4

 

2.-Si una persona desea apropiarse de la Salvación, según Marcos 16:16 ¿Qué dice Jesús que debe de hacer?

 

3.-Mencione las tres condiciones que son necesarias para recibir el bautismo en agua:

a.

b.

c.

 

4.- ¿Qué razón dio Jesús para ser bautizado? (Mateo 3:15)

 

5.- ¿Fue sumergido totalmente Jesús al bautizarse? (Mateo 3:16)

 

6.- ¿Qué nos sucede cuando nos bautizamos según? (Gálatas 3:27)

 

7.- ¿Cuál fue la instrucción que les dio Pedro a las personas que querían arrepentirse de sus pecados? (Hec.2:38)

 

8.- ¿Has pensado después de estudiar este tema, que necesitas obedecer a Dios?

 

Te invitamos a que des este paso que miles de nosotros hemos dado. Ten por seguro que las bendiciones de Dios por obedecer Su Palabra te rodearán y podrás experimentar plenamente la vida cristiana.

 

"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí" (Juan 14:6).

 

https://i0.wp.com/www.timshen.truepath.com/christian/water_baptism_lg_clr